• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Miles de japoneses piden legalizar el matrimonio homosexual

Participantes del desfile del orgullo gay en Tokio el 26 de abril de 2015 / AFP

Participantes del desfile del orgullo gay en Tokio el 26 de abril de 2015 / AFP

La colorida multitud atravesó Shibuya, el barrio central de Tokio conocido por su gigantesco cruce, sus lugares de esparcimiento y sus innumerables tiendas, entre banderas de arcoíris, en un ambiente de carnaval

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Unos 3.000 japoneses desfilaron este domingo en Tokio en el desfile anual del orgullo gay y reclamaron la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, prohibido en el país.

La colorida multitud atravesó Shibuya, el barrio central de Tokio conocido por su gigantesco cruce, sus lugares de esparcimiento y sus innumerables tiendas, entre banderas de arcoíris, en un ambiente de carnaval.

Hace una semana, una pareja de lesbianas intercambio sus votos simbólicamente ante unos 80 familiares y amigos en Shibuya, una iniciativa que tampoco está reconocida legalmente en Japón, un país que, sin embargo, es muy tolerante en temas de homosexualidad.

Los matrimonios entre personas del mismo sexo están prohibidos por la Constitución.

"Queremos simplemente vivir con un ser amado. Pero la ley nos lo prohíbe. Estamos frustrados y no sabemos qué hacer", denunció el domingo Fumino Sugiyama, un transexual de 33 años.

El mes pasado, las autoridades de este distrito de Tokio votaron una resolución que autoriza la entrega de un certificado de unión a las parejas homosexuales.

Otras autoridades administrativas, como el barrio vecino de Setagaya o la ciudad de Yokohama, en la periferia de Tokio, también expresaron el deseo de reconocer las parejas homosexuales.

De momento, los que quieran obtener un reconocimiento oficial de unión pueden recurrir a que uno de los miembros de la pareja adopte al otro, una fórmula que no satisface a nadie pero que, al contrario que el matrimonio homosexual, no es anticonstitucional.

La ley fundamental nipona precisa que el matrimonio sólo tiene legitimidad si resulta del consentimiento mutuo entre personas de sexos opuestos.