• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Miguel H. Otero: Ni Maduro sabe para qué va a usar la habilitante

El presidente-editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero/ EFE

El presidente-editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero/ EFE

El presidente editor de El Nacional asegura al diario El Heraldo, de Colombia, que Nicolás Maduro “tiene todos los poderes desde el primer día que se posesionó”. Además, señala que seguirá ejerciendo periodismo. “Nosotros somos un espacio importante porque es el periódico nacional independiente que todavía queda”, dice. Esta es la entrevista completa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No duda en calificar de “catástrofe” lo que sucede en Venezuela. Miguel Henrique Otero es el director del periódico El Nacional, uno de los pocos medios de comunicación, y en especial escritos, que no se ha dejado torcer el cuello por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Igual responde que no hay libertad de expresión debido a las medidas de ahogamiento que se aplica a los diarios al no otorgárseles divisas para la compra de papel, lo que ha llevado al cierre de algunos  o a la reducción de las páginas y el tamaño de otros. Es más, como lo denunció en Barranquilla, su medio tiene reserva de este insumo para tres meses.

Otero, quien estuvo  el martes en un conversatorio con el expresidente Andrés Pastrana en el marco de la Cátedra Europa, en la Universidad del Norte, donde hablaron de la crisis del vecino país y las relaciones con Colombia, dijo que entre el fallecido Hugo Chávez y Maduro prefiere al primero.

El Nacional fue fundado en 1943, pero primero desaparece el presidente Maduro que el periódico”, afirma este veterano periodista que considera que la única fórmula para cambiar la situación política y económica de Venezuela es que la oposición se una.

¿Cómo está Venezuela?

Venezuela es una catástrofe. En una crisis política espantosa, que  viene corriendo un trecho con la exclusión, al tema de los derechos humanos y al autoritarismo se está sumando la emergencia económica, porque crearon un sistema que depende de las importaciones y se le vino abajo el precio del petróleo, no previeron que eso podía pasar en un momento, cosa, por demás, insólita. Venezuela está en un desabastecimiento y una inflación únicas, que no las vive ningún país del mundo. En ninguna otra parte del planeta la gente hace colas, solo en mi país.

¿El Nacional ha sentido la represión del Gobierno?

Por supuesto, yo estoy amenazado. Además, no nos dan divisas para comprar el papel, y hemos sobrevivido gracias a la solidaridad internacional. Un ejemplo es Andiarios de Colombia que nos prestó papel, igual sucedió  con doce periódicos más del continente, eso hizo que circuláramos. Ahora tenemos una reserva que nos puede alcanzar para tres meses.

¿Cómo les va con el tratamiento de los temas diarios?

Las dictaduras de hoy en día no son como las dictaduras bananeras. Pérez Jiménez, que fue nuestro dictador en los años cincuenta, tenía la censura previa como mecanismo. Ponían un censor que vetaba las cosas y si no cumplías ponían presos a todos. Hoy no es así, es retaliación posterior. Ellos -el Gobierno- han creado un sistema que está de acuerdo a la hegemonía comunicacional en torno a la patria, y van cerrando el periodismo libre. ¿Cómo lo hacen? Comprando medios, regulando la autocensura, reprimiendo periodistas, restringiendo el suministro de papel. En Venezuela lo que queda son rincones, espacios pequeños de libertad de expresión. Nosotros somos un espacio importante porque es el periódico nacional independiente que todavía queda.

Seguimos ejerciendo el periodismo.

¿Cuántos años tiene El Nacional?

El Nacional nació en 1943, es decir, hace 72 años, y no va a desaparecer tan fácil. Creo que primero va a desaparecer Nicolás Maduro que nosotros.

¿Las medidas tomadas por Estados Unidos contra su país han servido para unir a los venezolanos, tanto a los seguidores del Gobierno como a los opositores?

Ha sido un factor catalizador del chavismo, porque ha unido a ese sector que estaba muy dividido, que tiene un proceso de desintegración y aprovecha el discurso antiimperialista, porque en este tema de sanciones está el de la soberanía e injerencia de ese país. Las sanciones del gobierno de Estas Unidos tiene que ver con propiedades de venezolanos en EE.UU. y los derechos humanos. Sí, esto ha servido para unir a ciertos sectores chavistas.

¿Qué visión tiene del proceso de paz que adelanta el presidente Santos?

Nadie va a estar en desacuerdo con el diálogo de paz. Pero esto no lo inventó el presidente Juan Manuel Santos, porque en Colombia presidente tras presidente han ido a procesos de paz, cada uno a su manera. Queremos que eso se resuelva porque el Gobierno de Maduro ha convertido a Venezuela en el garaje de los guerrilleros colombianos.

¿Qué opina de la posición de Juan Manuel Santos sobre Venezuela?

Es ambigua. Por una parte pide la libertad de Leopoldo López y por otra avalan a Ernesto Samper y Unasur que, de entrada, dicen que en Venezuela hay independencia de poderes. Eso no existe en mi país.

Con quién se queda: ¿Chávez o Maduro?

Hugo Chávez tenía un liderazgo que no tiene Nicolás Maduro. Chávez tenía una comunicación, una relación emocional con la gente que no la tiene Maduro. Quizá el desastre económico de Maduro es consecuencia de las malas políticas de Chávez.  Este hubiera sorteado mejor la situación, pero el actual presidente lo que hace es radicalizarse más, porque no tiene las capacidad para resolver la crisis presente.

¿Es cierto que Maduro se mantiene porque tiene el apoyo del Ejército?

Maduro está porque  los cubanos decidieron que él fuera el presidente.

¿La gran oportunidad de la oposición son las elecciones parlamentarias?

La gran oportunidad es unirse primero. Eso es fundamental, con una plataforma política unitaria, que las divergencias ideológicas estén por debajo del foco común.

¿A quién ve como el gran líder de la oposición?

Por mí, cualquiera, todos son buenos. No tengo preferencias, lo importante es que se unan.

¿Qué le reconoce al chavismo?

Politizó a Venezuela. El país poschavismo no va a delegar en las culturas políticas el funcionamiento de la sociedad como pasó en épocas anteriores. Va a ser un pueblo mucho más combativo, exigente y fuerte con la dirigencia. El venezolano antes de Chávez no es el venezolano que vamos a tener después de él.

¿Obama invade a Venezuela?

No, chico. Eso no existe.

¿Qué opina de los superpoderes que recibió el presidente Maduro?

No sabemos para qué los va a usar. Creo que ni él mismo sabe para qué los va a usar. Tiene todos los poderes desde el primer día que se posesionó. Tiene los poderes públicos secuestrados, ni tiene oposición institucional. No sé para qué necesita una habilitante.

El periodo de Maduro termina en el 2018. ¿Si llega hasta allá?

No creo, el país está en una situación muy crítica. La catástrofe es muy grande, ni ellos mismos se dan cuenta de lo que significa una economía que tiene la mitad de los ingresos y está endeuda. La gente se acostumbró a que le regalaran todo.