• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Memoria y Cuenta muestra inconsistencias en cifras de Barrio Adentro

Misión Barrio Adentro / Francesca Commissari

Misión Barrio Adentro / Francesca Commissari

Especialistas critican la falta de previsión de la inflación en el cálculo del presupuesto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Memoria y Cuenta de 2012 presentada por el Ministerio de Salud muestra numerosas contradicciones sobre el financiamiento y la ejecución de los programas de ese despacho, especialmente de la Misión Barrio Adentro.
El pasado 16 de enero, la ministra Eugenia Sader informó en una entrevista concedida a Venezolana de Televisión que se habían invertido 110 millones de bolívares en la rehabilitación de 471 módulos tipo I de la misión en 2012. Las obras a las que hacía mención se habrían realizado de manera conjunta entre el Gobierno del Distrito Capital y el Ministerio de Salud. Sin embargo, la Memoria y Cuenta de 2012 del ministerio señala que se aprobaron “17 proyectos de remodelación a los ambulatorios del área de influencia de los 4 distritos sanitarios”. Detalla, además, que se culminó la reestructuración de los ambulatorios Plan de Manzano, Alfonso López Porras y Cochecito. Se encuentran en remodelación los siguientes ambulatorios: Macarao, Caricuao (Bloque 11), Humberto Fernández Morán, Los Mangos de La Vega, La Coromoto, Pedro Iturbe, Guillermo Michelena, La Quebradita I y Leopoldo Aguerrevere. Es decir, se rehabilitaron 28 centros en vez de los 471 indicados en enero por Sader.
El ex ministro de Sanidad y miembro de la Red de Sociedades Científicas y Médicas de Venezuela, José Félix Oletta, asegura que el documento que resume la gestión del Sistema Público Nacional de Salud en 499 páginas está lleno de contradicciones.
“En 1999 hicimos un inventario del número de ambulatorios convencionales. Para ese momento existían cerca de 2.500 centros. En la memoria y cuenta hablan de que dotaron sólo a 300. Es una cifra asombrosa que deja un vacío. No sabemos si dejaron abandonados 2.200 ambulatorios. La cifra señala que se olvidaron de la red convencional”, dijo.
En el resumen de los logros del ministerio se afirma que 71% de la población venezolana, equivalente a 20.455.805 pacientes, se atendió en ambulatorios de Barrio Adentro I en 2012. El informe indica que se ejecutaron 61.922.757 consultas en un año, es decir, que cada venezolano se atendió por lo menos 2 veces en un año en alguno de los módulos.
El enunciado referido a la consolidación del servicio de atención ambulatoria en el Distrito Capital descrito en la Memoria y Cuenta de Min Salud tiene otra peculiaridad. La Dirección Estadal de Salud capitalina atendió a través de la red ambulatoria a menos personas con más dinero del presupuestado para 2011. En 2012 atendieron a 596.510 personas con 44.572.632 bolívares. El año anterior se atendió a 687.794 personas con 13.944.142 bolívares.

Sin camas. El informe de gestión correspondiente a 2012 reconoce el déficit de camas hospitalarias disponibles en el país.
“En 2012 se registraron 24.687 camas funcionales, es decir, 1.243 camas 5,3% de aumento con respecto al 2011”, indica el texto. La relación del número de habitantes del país con la recomendación hecha por la Organización Mundial de la Salud para poblaciones superiores a los 100.000 habitantes, indica que el país debería tener 137.943 camas, para cumplir con la norma de 4,75 camas por cada 1.000 personas.
En la memoria y cuenta también se afirma que el número de las camas de emergencia para 2012 fue inferior al de 2011. Ese año hubo 2.047 camas disponibles y un año después, 1.982.

Gerencia reprobada
El resumen de obstáculos para el cumplimiento de metas del Ministerio de Salud se resume en 4 puntos: insuficiencia presupuestaria, dificultades legales para el control de los recursos en los estados descentralizados, desactualización de la tarifa de viáticos (39,94 bolívares para alojamiento y alimentación) para el personal técnico y estructura de cargos no adecuada al funcionamiento de la institución.
Para el ex ministro de Sanidad, José Félix Oletta, el resumen demuestra la ineficiencia gerencial.
“Eso refleja una carencia absoluta de planificación y contraloría, los viajes son calculados sobre precios irreales. Debido al proceso de inflación global los programas se ven restringidos. Así el presupuesto es un ejercicio teórico que no sirve para nada”, expresó.
El especialista señala que los problemas con la estructura de cargos son injustificados porque el ministerio ha sido reestructurado por lo menos 4 veces en el gobierno de Hugo Chávez: 2000, 2004, 2008 y 2013.
“Todo se hace en función del modelo de Barrio Adentro sin analizar las fortalezas, oportunidades y debilidades del sistema de salud. Por eso se ve que los indicadores en salud no prosperan” concluyó.

Gasto injustificado
El capítulo 4 de la Memoria y Cuenta del Ministerio de Salud se refiere a los proyectos ejecutados. Varios de ellos no superaron 50% de ejecución. En algunos casos, pese a los retrasos, sí se gastó buena parte del presupuesto.
La Formación e Incorporación de Agentes Comunitarios de Atención Primaria en Salud en los Ambulatorios Rurales Tipo I tuvo un avance de 36%, pero gastó 90% de los recursos asignados. El proyecto de Consolidación de la Red Ambulatoria Convencional (Ambulatorios Urbanos II y III, Centros de Especialidades Medicas) no llegó a 40% de ejecución, pero se gastó 59% del presupuesto. La capacitación, formación, investigación y desarrollo del conocimiento técnico, tecnológico y humano en salud, orientado a la consolidación del Sistema Público Nacional de Salud tuvo un avance de 41%. Se le asignaron 115 millones de bolívares para su cumplimiento, y pese a que no se alcanzó el objetivo se gastaron 115 millones de bolívares.  

El dato
El documento que resume la gestión de Eugenia Sader en el Ministerio de Salud el año pasado reconoce la publicación tardía del Anuario Estadístico 2009 y el Informe de Mortalidad Materna e Infantil de 1990–2009”. En ambos casos se publicaron 4 años después, con presupuesto de 2012 equivalente a 5.132.539 bolívares.