• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Maven intentará descrifrar cómo Marte se convirtió en desierto

El lanzamiento de la sonda fue el pasado 18 de noviembre | Cortesía

El lanzamiento de la sonda fue el pasado 18 de noviembre | Cortesía

El orbitador indagará qué sucedió en la historia climática del mundo hermano de la Tierra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Datos recabados en décadas de exploración en Marte indican que hace miles de millones de años el planeta era muy similar a la Tierra. Ríos, lagos e inclusive océanos poco profundos fluían sobre la superficie, gracias a la existencia de una gruesa atmósfera capaz de mantener cálido al planeta y ejercer suficiente presión para permitir la presencia de agua líquida. En pocas palabras, el planeta rojo contaba con requisitos para albergar vida.

Pero algo sucedió que ocasionó un dramático cambio climático en Marte y lo convirtió en el frío y desértico erial que se observa en la actualidad. La razón es que la atmósfera es 100 veces más delgada que la de la Tierra, lo que imposibilita la presencia de agua líquida porque se congelaría o herviría y desaparecería.

Varias hipótesis se han expuesto para explicar lo ocurrido. Una es que un objeto del tamaño de Plutón se estrelló contra el planeta y arrancó gran parte de la atmósfera temprana de Marte. Otros científicos sospechan que gran parte del dióxido de carbono que existió inicialmente en la atmósfera marciana y que contribuyó a su inicial clima cálido, fue absorbido por las rocas del planeta en forma de carbonatos. Sin embargo, ninguna de esas hipótesis puede explicar completamente la pérdida masiva de vapor de agua y otros gases.

La teoría más aceptada hasta ahora por la comunidad científica es que la atmósfera desapareció debido a que el planeta rojo carece de un potente campo magnético como el que existe en la Tierra. Este actúa como un manto protector y evita la acción del viento solar, una corriente de partículas expulsadas por el Sol, que se cree arrancó poco a poco la capa gaseosa marciana.

Marte es más pequeño que la Tierra, y posiblemente se enfrió más rápido, lo que dejó al planeta sin el dínamo interior (núcleo sólido rodeado de material fundido) con el que cuenta la Tierra y que genera su gran magnetósfera.
En vez de un campo magnético, lo que existe en Marte actualmente son zonas llamadas paraguas magnéticos esparcidos alrededor del planeta, que protegen solamente una parte de la atmósfera.

Recientes observaciones avalan esa teoría. Las mediciones llevadas a cabo en la atmósfera marciana por Curiosity, el vehículo explorador de Marte que está en el terreno desde agosto del año pasado, muestran que los isótopos livianos de gases como hidrógeno y argón se agotan en comparación con sus contrapartes más pesados como el CO2, que representa 95% de la atmosfera marciana. Eso sugiere que han flotado hacia el espacio, explicó la NASA en un comunicado de prensa.
 
Escudriñar la atmósfera. Es precisamente esa hipótesis la que pretende confirmar la sonda Maven (siglas de Mars Atmosphere and Volatile Evolution o Atmósfera de Marte y Evolución de Materiales Volátiles), que fue lanzada el pasado lunes por la agencia espacial estadounidense y que tardará 10 meses en llegar a Marte.

“Queremos saber si realmente el viento solar es capaz de interactuar directamente con la atmósfera marciana al punto de haberla arrancando del planeta en millardos de años”, dijo Jared Espley, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de NASA y miembro del equipo científico de Maven.
Esta es la primera sonda espacial que se enfocará específicamente en el estado de la atmósfera superior de Marte, los procesos que ocurren allí y su pérdida. Lo que va a medir es cuánta cantidad de atmósfera en forma de dióxido de carbono está escapando hoy del planeta rojo.
Para lograrlo, lleva a bordo ocho instrumentos que incluyen espectrómetros y magnetómetros que rastrearán por primera vez iones y moléculas en una amplia sección transversal de la atmósfera de Marte, con el fin de documentar por completo el flujo de CO2 y otras moléculas hacia el espacio.

Para ello, la sonda será colocada en una órbita elíptica alrededor del planeta. En el punto bajo, a 125 kilómetros por encima de la superficie, hará mediciones de la atmosfera superior, y en el punto alto, más de 6.000 kilómetros en el espacio, analizará el impacto del viento solar.

Habitable
Una vez que las observaciones de la sonda Maven determinen a qué velocidad Marte está perdiendo CO2, se podrá extrapolar en el tiempo para calcular la cantidad total perdida durante los últimos 4 millardos de años. “Determinará si la fuga de gases hacia el espacio fue la causa más importante del cambio climático de Marte”, dijo Bruce Jakosky, investigador principal de Maven en la Universidad de Colorado, en Boulder, Estados Unidos, en un comunicado de la NASA.

La misión Maven, explicó Jared Espley, uno de los científicos responsables del proyecto, es una pieza más del rompecabezas que busca responder la pregunta de habitabilidad de Marte, lo cual ha impulsado las últimas misiones. “Si podemos entender por qué Marte perdió su atmósfera y cuándo ocurrió esto, podemos entonces tratar de entender por cuánto tiempo el planeta fue habitable y, por ende, por cuánto tiempo las condiciones para la vida estuvieron presentes”, dijo.

Espley explicó que no tienen dudas de que en Marte se dieron condiciones de habitabilidad cuando era un planeta cálido y húmedo. “Pero cuánto tiempo duró y bajo qué circunstancia desapareció, son preguntas que Maven ayudará a contestar”, agregó.