• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Maestros con vocación sobreviven en la precariedad de la carrera

Messia Senén da clases a 33 niños en una escuela de Antímano | Foto: Alexandra Blanco

Messia Senén da clases a 33 niños en una escuela de Antímano | Foto: Alexandra Blanco

La falta de materiales para enseñar y las restricciones impuestas por el Ministerio de Educación dificultan la enseñanza, señalan en escuelas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para los estudiantes de cuarto grado de la Unidad Educativa Nacional Andrés Bello, en Antímano, la hora del receso transcurrió ayer dentro del salón. Mientras niños de otras aulas correteaban y gritaban afuera, la maestra Messia Senén le prohibió a su grupo salir a jugar afuera. Un árbol que reposa en medio del patio se inclina peligrosamente cada vez más y dentro del aula estarían a buen resguardo. Los alumnos se inquietaban, conversaban en voz alta, brincaban de un lado al otro. “Uno, dos, tres…”, relataba Senén y volvía la calma al salón.

Los informes que ha levantado a sus estudiantes –por decir groserías o por ser muy retraídos– y que al final de cada mes entrega a sus padres, le preocupan por los pocos avances que ha mostrado el grupo: “De los 33 niños que tengo, 9 no saben leer ni escribir su nombre o restar, y todavía así el gobierno dice que todos deben pasar de grado”.

Pese a las dificultades que enfrentan los maestros venezolanos, aún hay quienes buscan la manera de mantener la calidad de la enseñanza en honor a la vocación docente.

El número de materiales que se pide en las listas escolares disminuyó luego de que el ME lo limitara, dijo Senén. Sin embargo, pese a que ello restringe sus herramientas para trabajar, la maestra busca la manera de que los representantes colaboren con algunos marcadores.

“Tenemos la desventaja de que nuestro sueldo es muy bajo en comparación con el costo de la cesta básica, y es peor hoy en día con tanta escasez. Mientras que los docentes estamos trabajando, no podemos hacer las colas para comprar”, expresó.

Morelva Vielma tiene 32 años dando clases de primaria en Antímano, aunque admite que no dispone de los materiales adecuados para dictar clases. El gobierno solo le entregó como recursos los libros de la Colección Bicentenario a inicios del año escolar. “La única satisfacción que nos queda a nosotros es saber que por lo menos uno ayudó con la educación de alguien”.

La docencia en Venezuela se convirtió en una profesión poco valorada. Teresita Yánez, maestra de segundo grado, lamenta que la educación haya perdido reconocimiento. “Me preocupa ese sentir social del poco cariño que le tienen a la carrera. Los jóvenes que quieren estudiar eso no reciben motivación y los padres no lo ven viable”.

Los bajos salarios alimentan la creencia de que no vale la pena dedicarse a enseñar. “Un docente ahora sale graduado y termina ganando casi lo mismo que un obrero del plantel. Es un tema de reconocimiento de la profesión. Las 36 horas de trabajo no cubren las necesidades económicas”, afirmó un profesor de un liceo que no quiso dar su nombre.

Un maestro que está empezando su carrera gana 5.556 bolívares mensuales, mientras que el máximo salario que puede devengar al cumplir 25 años de ejercicio es de 8.600 bolívares. La Federación Venezolana de Maestros solicitó ayer que se haga un ajuste inmediato de dos salarios mínimos para cada educador, así como que se discuta el proyecto de Ley del Ejercicio de la Profesión Docente, que rige los criterios de ingresos y ascensos.

“Hemos recibido denuncias de varias entidades sobre la venta de cargos en la educación”, dijo el presidente de la FVM, Orlando Alzuru.

Las exigencias del sector también incluyen el rescate del Instituto de Previsión y Asistencia Social del Personal del Ministerio de Educación. El lunes 19 protestarán en las sedes del Ipasme para pedir la renuncia de la junta administradora por la paralización de 12 unidades médicas. El martes irán al Ministerio del Trabajo para denunciar la violación de 73% de las cláusulas de la convención colectiva.

Una profesión que es poco valorada

Zenaida Vivas

Profesora de Castellano

“El artículo 112 nos obliga a repetir innumerables veces una prueba y eso lo que trae es que el alumno no estudie porque sabe que tiene otra oportunidad. Es triple trabajo para nosotros y va en perjuicio del sistema educativo. Siempre nos limitan en el proceso de evaluación; anteriormente teníamos mayor libertad”

Edgar Márquez

Maestro de Matemática

“Esta es una profesión muy linda cuando estás dando algo que te gusta. Hay que tener vocación; es muy sacrificado para ganar casi un salario mínimo. Los maestros de aula, que eran preparados para eso, ya desaparecieron. Ya no es lo mismo un maestro que un profesor integral que venga a dar clases de primaria”

Morelva Vielma

Maestra de sexto grado

“Últimamente están egresando personas que no están bien preparadas. Esta es una profesión en la que constantemente hay que estar preparándose para poder afrontar los nuevos cambios que hay. Lo otro está en mejorar el salario del docente porque estamos ganando una suma ínfima en comparación con las demás profesiones”

La Cifra

5.556 bolívares devenga un docente que comienza su carrera y 8.600 bolívares gana un docente de categoría VI, según la Federación Venezolana de Maestros