• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Madres de neonatos fallecidos rompieron el silencio y contaron su experiencia

Adriana Mora había tomado con resignación la muerte de sus dos bebés prematuras hasta que supo sobre las denuncias de contaminación | Daniel España

Adriana Mora había tomado con resignación la muerte de sus dos bebés prematuras hasta que supo sobre las denuncias de contaminación | Daniel España

Algunos bebés al momento de la muerte registraron fuertes hemorragias nasales que son síntoma de una infección severa. Exdirector del hospital de Guanare denunció 13 muertes en abril

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante la primera semana del mes de abril en la Unidad de Neonatología del Hospital Miguel Oráa de Guanare ocurrieron 13 muertes neonatales que generaron alarma entre las autoridades sanitarias. Pese a la gravedad el caso fue evaluado internamente y se mantuvo en secreto por temor al escándalo que esto podría significar.

A un mes de lo ocurrido, el caso se hizo público gracias al testimonio del doctor Rodolfo de Bari, quien renunció a la dirección del Hospital Universitario Miguel Oráa (HUMO), precisamente con el argumento de que su decisión fue impulsada por la muerte de 13 recién nacidos por sepsis neonatal, ocasionada por la bacteria llamada seudomona aeruginosa. Esta situación se debió a la negligencia de las autoridades sanitarias al desinfectar la Unidad de Neonatología.

“Lo peor es que en junta médica el director regional de Salud, doctor Antonio Brito, exigió a los especialistas que cambiaran el diagnóstico de las muertes para proteger su gestión e intereses personales”, señaló Bari cuando explicaba los motivos de su dimisión.

Otra de las razones por las que el exdirector alega que no podía seguir en el cargo es que las presiones para ocultar lo que estaba ocurriendo en la Unidad de Neonatología había llevado a la renuncia de Arnoldo Rivero, único neonatólogo con el que cuenta el estado. Rivero, sin embargo, ha preferido no declarar sobre el caso.

La historia de Sofía. Siendo sietemesina y con apenas 12 días de nacida, el 3 de abril a las 7:00 am murió en la Unidad de Neonatología del HURO la pequeña Sofía, víctima de una hemorragia que sufrió a causa de una severa infección bacteriana que contrajo mientras recibía la atención recomendada para bebés prematuros.

Esta bebé era hija de la médico general Trina Angélica Hernández, de 33 años de edad, quien relató que el caso de su pequeña fue 1 de los 5 que se registraron con el mismo cuadro ese 3 de abril en la referida Unidad.

En el acta de defunción se reflejó como causa de muerte fundamental la enfermedad de membrana hialina, en segundo término, prematuridad, shock séptico y finalmente sepsis neonatal.

No obstante, por sus conocimientos y el comportamiento que venía presentando su hija, Hernández considera que la causa de muerte fue la sepsis neonatal o infección bacteriana, ya que la hemorragia nasal que presentó no es característica de la enfermedad de membrana hialina o insuficiencia respiratoria.

“La hemorragia que tenía solo la justifica una infección”, afirmó.

Contaminada en la cesárea. Adriana Mora es una joven de 19 años, quien entre el 5 de marzo y el 19 de abril padeció el fallecimiento de sus 2 bebés prematuras Greimari Antonela y Greimari Isabel, también presuntamente por infección bacteriana en la Unidad de Neonatología.

La primera murió a las 24 horas de nacida y la segunda a los 43 días. En el acta de defunción de la primera diagnosticaron enfermedad de membrana hialina y en la segunda infección pulmonar.

Mora expresó que, en principio, asumió la situación con resignación debido a los diagnósticos, pero al conocerse la situación de la unidad neonatal se sintió engañada por las autoridades sanitarias. “Pensé en denunciar la situación en el Ministerio Público, pero mi esposo me dijo que Dios sabe por qué hace las cosas y que mejor lo dejáramos así”.

A Mora le realizaron una cesárea para que tuviera sus bebés, pero tuvo que ser intervenida una segunda vez pues su aparato reproductor se contaminó en la sala de partos durante la primera intervención y el médico le dijo que había que volver a abrir para realizar una limpieza.

“En la sala de partos no funciona el aire acondicionado y las mujeres son atendidas en medio del calor. Eso, me dijeron, es lo que genera la contaminación”, comentó.

Respuesta oficial

Mientras que la reacción de la sociedad civil ante la denuncia de Bari fue de indignación, la de las actuales autoridades de salud en el estado fue de negación: en una primera respuesta dijeron que no eran 13 las muertes sino 8, y que 7 ocurrieron no por infección sino por enfermedad de membrana hialina, es decir, insuficiencia respiratoria propia de los bebés prematuros.

Más tarde, el gobernador Wilmar Castro Soteldo en su programa de televisión afirmó que los informes del Ministerio de Salud indican que fueron 11 muertes neonatales y solo reconoció una por infección bacteriana, presuntamente contraída antes de ingresar a la unidad en cuestión.

Las Cifras

73 muertes de neonatos han ocurrido en Portuguesa en el 2014

9 muertes en una semana es lo máximo que ha registrado el ministerio de salud “lo que puede ser parte del amplio subregistro de datos del Ministerio de Salud”, que ya se ha denunciado con otras patologías y que hacen poco confiables, según fuentes de la sociedades medico-científicas que llevan estadísticas propias

121 muertes en neonatos en todo el país en la semana epidemiológica 18 (del 27 abril al 3 de mayo)