• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Por lo menos 16 bebés mueren cada día antes de cumplir 1 año

En Venezuela se vulneran los derechos de los niños antes de su nacimiento. Expertos aseguran que las políticas de salud no son adecuadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Relacionadas

Entre el 1° de enero y el 27 de julio de 2013, por lo menos 16 niños murieron cada día antes de cumplir su primer año de vida por problemas que pudieron ser prevenidos en el control prenatal.

En Venezuela, país que suscribió el acuerdo de la Organización de Naciones Unidas para disminuir la tasa de mortalidad infantil en tres cuartos entre 1990 y 2015, se registraron 3.723 decesos en las 31 primeras semanas del año. La cifra equivale a casi la mitad de los fallecimientos que se produjeron en 2012. Ese año se totalizaron 7.009 muertes.

En los últimos 14 años, el derecho a la protección integral por parte del Estado, garantizado en el artículo 1° de la Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y el Adolescente les fue vulnerado a 122.703 infantes.

Oswaldo Godoy, ex director de Epidemiología del Ministerio de Salud, asegura que la falta de políticas claras para frenar los fallecimientos causa que la mortalidad infantil en el país continúe su ritmo de crecimiento, alejándola de las metas fijadas por la ONU.

“El Estado vulnera los derechos de los niños y eso no se ha corregido con las misiones. La Misión Niño Jesús debe llamarse, más bien, Misión Herodes. Hay multiplicidad de dispensadores de salud como el seguro social, el Ipasme, el ministerio, la misión cubana -que es un sistema paralelo-, pero ninguna funciona, pese a la inyección de dinero. Sería lógico que las consultas prenatales con ese sistema fueran óptimas, pero siguen predominando las consultas curativas sobre las preventivas y no funciona la detección precoz de daños. Lo que se necesita es voluntad política para afrontar el problema, tenemos que ir a un servicio nacional de salud”, expresó.

El especialista recuerda que el gobierno de Hugo Chávez, continuado por Nicolás Maduro, comenzó en 1999 con una tasa de 19,1 fallecimientos por cada 1.000 nacidos vivos. De acuerdo con los datos oficiales del más reciente Anuario de Mortalidad correspondiente a 2010, la tasa bajó en 11 años a 15,2 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, es decir, de 6.272 se pasó a 5.945 muertes. Un año después, apenas se disminuyó la cifra en 67 muertes. Para 2012 el número se incrementó otra vez y se ubicó en 7.009.


Gobierno sordo. El proceso de alumbramiento y puerperio no siempre tiene un final feliz. Los datos de Min Salud revelan que hasta el 3 de agosto, un total de 208 niños quedaron sin madre por problemas relacionados con el embarazo, el parto o el período posparto. Algunos de esos bebés también forman parte de las estadísticas porque no pudieron nacer o nacieron muertos.

El Gobierno que comenzó en 1999 recibió el mando con el reto de bajar la tasa de mortalidad materna, ubicada en 51 muertes por 100.000 nacidos vivos; pero, por el contrario, para 2010 la tasa se elevó a 69,7 muertes por cada 100.000 nacidos vivos.

La diputada a la Asamblea Nacional Dinorah Figuera recuerda que en varias oportunidades se ha negado la discusión de los asuntos relacionados con la salud en el seno del Parlamento e, inclusive, la interpelación de los ex ministros Carlos Rotondaro y Eugenia Sader por esa cuestión también fue rechazada.

“Hoy Venezuela tiene la primera tasa de mortalidad materna de Latinoamérica, el Gobierno no ha empleado políticas públicas adecuadas para honrar los desafíos del milenio ni para el embarazo temprano, que va acompañado de la mortalidad materna”, afirmó.

Figuera indicó que otra razón de que las tasas de mortalidad permanezcan invariables es el incumplimiento de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en materia presupuestaria.

“Hemos instado a la Asamblea Nacional a que discuta ese asunto en los presupuestos de 2012 y de este año, pero lamentablemente la realidad es que el año pasado se aprobó apenas 1,7% del producto interno bruto para la salud, cuando la OMS establece que debe ser entre 7% y 10% del PIB”, declaró.