• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El Louvre expondrá un crucifijo atribuido a Miguel Ángel

Louvre / EFE

Louvre / EFE

Análisis realizados confirmaron que se trata de un "trabajo florentino de finales del Quattrocento", que fue atribuido al pintor y escultor italiano por solo dos de los cinco historiadores consultados por el museo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Louvre instalará "en los próximos meses", dentro de la galería Miguel Ángel, un crucifijo que algunos historiadores atribuyen al artista florentino, pero cuya autoría no ha podido ser confirmada todavía por el museo.

La entrada de ese "Cristo sobre la Cruz" de 44 centímetros, que el Louvre califica de "destacable por la finura en la representación de los detalles anatómicos, sobretodo en el torso", fue firmada el pasado miércoles por el consejo artístico de museos de Francia.

Los análisis realizados por el centro de investigaciones de los museos galos confirmaron que se trata de un "trabajo florentino de finales del Quattrocento", que fue atribuido al pintor y escultor italiano por solo dos de los cinco historiadores consultados por el Louvre.

"El gran conocimiento de la musculatura humana y la semejanza con otras obras de Miguel Ángel hace pensar a algunos especialistas que se trata de la mano del pintor florentino", explicaron hoy a Efe fuentes del Louvre, según el cual otros observaron "una menor habilidad en el tratamiento de las piernas".

El comunicado difundido por ese centro artístico explica, no obstante, que "la ausencia de obras comparables, ejecutadas en ese mismo material, de formato similar y atribuibles a Miguel Ángel, no permite disipar la duda".

"De los cinco examinadores, dos señalaron con firmeza la hipótesis de Miguel Ángel, otros dos la descartaron y el último prefirió no pronunciarse. Aún así, todos percibieron su calidad excepcional", indicó hoy a Le Figaro el jefe de conservación del departamento de esculturas del Louvre, Marc Bormand.

El departamento de Escultura del museo lo exhibirá en la galería Miguel Ángel porque es allí donde se encuentran todas las obras de ese período, pero ha dejado abierto su origen en la redacción del cartel informativo, en el que puede leerse "Artista florentino alrededor de 1500, ¿Miguel Ángel?".

El crucifijo donado fue comprado en 1985 por una pareja de coleccionistas canadienses, Peter Silverman y Kathleen Onorato, que son propietarios también de "La bella princesa", un retrato de Leonardo da Vinci.

"Al eliminar el riesgo de caprichos y de especulaciones del mercado del arte, creemos que su atribución podrá ser discutida más tranquilamente sin estar marcada por la perspectiva de un enriquecimiento personal", ha manifestado Silverman en "Le Figaro".