• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

En Londres las parejas van a la discoteca con sus hijos

Miles, un bebé de diez meses, presente en la fiesta organizada por Big Fish Little Fish '2-4 Hour Party People' en Brixton | AFP

Miles, un bebé de diez meses, presente en la fiesta organizada por Big Fish Little Fish '2-4 Hour Party People' en Brixton | AFP

Un local del sur de Londres organiza normalmente fiestas que se alargan hasta la madrugada, pero durante un par de horas el sábado por la tarde se parece más a una guardería

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los graves retumban, las luces están bajas y la pista de este club de Londres está abarrotada. Es fin de semana y un joven se lo está pasando en grande: hasta que alguien le roba su globo.

Vestido de Spiderman, el niño de 4 años corre a quejarse a su padre, que está apoyado en la barra del bar y que le dará un palito fluorescente como consuelo.

Es una escena cualquiera de un día de discoteca en familia, una nueva moda londinense que permite a los juerguistas del ayer volver a las pistas de baile con sus hijos.

"Vaya idea genial: cerveza, baile y niños ¿Qué más se puede pedir?", se pregunta Paul Crawley, de 34 años, balanceándose en la pista con su bebé Camille. "Lo peor es que ayer me invitaron a salir, pero dije que no porque quería estar sobrio para esta fiesta", agrega.

Este club del sur de Londres organiza normalmente fiestas que se alargan hasta la madrugada, pero durante un par de horas el sábado por la tarde se parece más a una guardería.

En la zona 'chillout', las madres dan el pecho a sus bebés en sofás de piel y al ritmo de un rock tranquilo, mientras algunos niños más mayores pintan y dibujan en unas pizarras sobre las que se proyectan imágenes en movimiento.

Entre tanto, en la pista suena música house, funk, drum'n'bass y otros estilos electrónicos a un volumen considerable, aunque los organizadores aseguran que no es malo para el oído de los niños.

El rey de la pista es Caelan, un muchacho de cinco años con unos zapatos deportivos blancos impecables. "¡Al ritmo!", dicta su padre, Michael Edie, mientras una niña vestida de princesa mira admirada al muchacho.

Caelan lleva desde los tres años tomando lecciones de baile. Su padre es disck-jockey en una emisora de radio de Londres y lo mira desde el borde de la pista. "No me verás bailar, no soy la mitad de bueno que él", dice entre risas.

"Aquí estuvimos de fiesta" 

Los niños deambulando por la sala a media luz parecen pequeños adultos borrachos. El olor a cerveza que recorre el lugar refuerza la sensación de autenticidad.

Demasiado para Jody Bullough, una empresaria de 43 años que ha venido con su hija Jasmine. "Es un lugar cutre. Está realmente sucio", dijo Bullough, señalando a las manos sucias de su hija, que ha estado jugando en el suelo.

Sin embargo, el lugar le devuelve a los buenos tiempos. "Recuerdo haber venido aquí hace años, cuando vivía en Londres y solíamos ir de fiesta", afirmó.

Va en serio 

Las discotecas y fiestas familiares se prodigan por todo Londres a medida que los asiduos a algunos de los clubs más famosos del mundo, como el Ministry of Sound, se hacen mayores y tienen hijos.

"No hemos dejado de tener nuestras aficiones", dijo Hannah Saunders, una exfuncionaria de 45 años que organizó la fiesta. Su empresa de eventos, Big Fish Little Fish, está pensada para gente que pretende "de dos a cuatro horas" de fiesta para soltar lastre antes de meter a los niños en la cama.

Saunders solía pasar sus fines de semana en clubes y las vacaciones en Ibiza, en sus legendarias discotecas. Ahora, con dos niños menores de 4 años, no le faltaban posibilidades de acudir a conciertos y fiestas pensadas para toda la familia, pero le desesperaba la música. "Mis hijos disfrutan de mis canciones drum'n'bass", un estilo de música electrónica, "sabía que les gustaría" la fiesta, dijo.