• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Limitan la venta de pasajes en terminales públicos y privados para Año Nuevo

No hay garantías de obtener el cupo en un autobús, a pesar de que los viajeros pasen hasta 31 horas frente a la taquilla del terminal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con un pañal de tela sobre el hombro derecho, Johnny Zambrano recorría ayer al mediodía un pasillo del Terminal de La Bandera para denunciar a viva voz la reventa de boletos con sobreprecio. “Estoy acá desde las 5:00 de la madrugada con otros 18 miembros de mi familia: mi esposa, Neysy Rivas, quien tiene 2 meses de embarazo, mis otras 2 niñas, Nikole y Jhotsy, mis tíos, cuñados, primos, hermanos, sobrinos y hasta mi mamá; todos vinimos desde Los Valles del Tuy y queremos viajar a Barquisimeto y después de 7 horas nadie nos dice si nos venderán o no los pasajes. En cambio, allá abajo un hombre que se acaba de meter en las oficinas de la empresa Bayavamarca me ofreció los boletos a 1.500 bolívares, el triple de su costo autorizado”, dijo Zambrano.

En la fila, como ya es tradición, los usuarios del terminal esperaban arrodillados, sentados o recostados a que alguien de la empresa les ofreciera alguna explicación. La fiscal de la Superintendencia de Precios Justos, Yibi Villafañe, trataba de aplacar la molestia y les prometía que apenas llegaran las unidades ella misma revisaría que se vendieran todos los boletos a las personas de la cola.

Expresos Mérida, Expresos Delicias y Expresos Los Llanos tampoco tenían boletos para la venta. El aviso “No hay pasajes disponibles para ningún destino”, se repetía en varias taquillas. Los encargados de las líneas de autobuses explicaron que los tickets disponibles se vendían en menos de una hora, pues había pocas unidades, 2 autobuses con 60 puestos cada uno, y mucha demanda. Meliuska Rojas, de Rápidos del Zulia, explicó que tenían 5 unidades detenidas en un estacionamiento de Las Mayas debido a la falta de repuestos y de cauchos.

Sin embargo, la usuaria Kellys Hernández, quien deseaba viajar hasta Machiques, estado Zulia, aseguró que después de pasar hasta 31 horas de espera y dormir en el piso del terminal nadie en esta empresa les ofreció ni siquiera la venta de un solo ticket.

“Esto es injusto. Llegué el lunes a las 5:00 de la madrugada y todavía a esta hora del mediodía del martes no hay posibilidad de viajar. Hoy solo vendieron 28 cupos”, dijo Hernández quien tenía marcas en sus brazos con los números 8, 2 y 4, correspondientes al lugar que le había tocado en cada lista de espera fallida.

En terminales privados como Rodovías de Venezuela y Aeroexpresos Ejecutivos los carteles exhibidos en las ventanas de las taquillas explicaban la situación. En la primera empresa se podía leer: “Para el día de hoy no hay boletos”, “No se venderán boletos para los días 24, 25, 31 y 1°”; “La venta de boletos se está haciendo para el mismo día del viaje. Solo sale un carro por ruta”. Mientras que en Aeroexpresos Ejecutivos de Bello Campo, Antonio Rodríguez, uno de los vendedores, aseguró que no había pasajes para ningún destino hasta el 4 de enero. Sandra Lazo todavía esperaba tener suerte en el tercer bus que salía hacia la ciudad de Barquisimeto, y así lograr subirse en la unidad en caso de que faltase alguien y pudiera optar a un cupo de la lista de espera.

En Expresos Flamingo una de las empleadas del local le explicaba al grupo de viajeros, ayer a la 1:07 pm, que querían llegar hasta San Cristóbal que no había ni unidades ni choferes disponibles y que la única opción de salir de Caracas estaba sujeta a que el chofer que llegara de esa ciudad quisiera regresar a los Andes.

Con su número 208 marcado en la mano derecha, Pastora Rodríguez se preguntaba cómo haría para encontrarse con su hija menor: “Tendré que esperar a ver si habilitan una unidad a las 3:00 pm”.