• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ley del Trabajo entraba discusión de contratos colectivos

Sindicatos están imposibilitados de negociar con procesos electorales de hasta ocho meses en el Consejo Nacional Electoral, dijo la abogada laboral Jacquelin Richter 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Ley Orgánica del Trabajo, vigente desde el 7 de mayo de 2012, contiene muchas trabas que impiden iniciar las negociaciones de los contratos colectivos en el sector público y privado, dijo Jacquelin Richter, profesora de Derecho Laboral de la Universidad Central de Venezuela. “La ley tiene muchos elementos que distorsionan las relaciones entre los patronos y las organizaciones sindicales”, añadió.

La abogada explicó que los obstáculos de la legislación van desde la exigencia de la vigencia del sindicato ante el Consejo Nacional Electoral hasta el intervencionismo de la Inspectoría del Trabajo. Es del todo inconveniente hacer esperar a los trabajadores por sus reivindicaciones de las convenciones colectivas porque la directiva de un sindicato está impedida de negociar si tiene el período vencido.

“Los sindicatos para mantenerse al día con los procesos electorales pasan por un camino muy difícil. El CNE coloca un montón de trámites que generan procesos electorales de seis y ocho meses así la organización sindical haya consignado todos los recaudos requeridos por el organismo”, expresó Richter.

En el taller Sindicalismo y Negociación Colectiva, organizado por el Instituto de Nacional de Estudios Sindicales, la experta precisó que otro problema es el poder de la Inspectoría del Trabajo, que antes se limitaba a convocar las partes, pero con la nueva ley exige modificaciones al texto y cláusulas del contrato colectivo sin tomar en cuenta si los patronos y los trabajadores hayan llegado a un acuerdo.

La docente universitaria señaló que la imposición estatal de criterios limita cualquier diálogo con el patrono. También anotó que los trabajadores negocian bajo coacción muy fuerte, pues el gobierno puede decretar en cualquier momento el arbitraje obligatorio.

Richter indicó que estas disposiciones de la Ley Orgánica del Trabajo deben ser derogadas porque atentan contra la libertad sindical y la negociación libre y voluntaria de la contratación colectiva.