• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ir al parque también es cosa de perros

La asistencia frecuente a sitios de esparcimiento ayuda a los canes a mejorar no sólo sus aptitudes físicas, sino también mentales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Chicho y Chispita, dos perros dachshund, juegan con una pelota de tenis que su dueña les lanza para que vayan a buscarla. Al mismo tiempo, Kamus, un husky siberiano, y Simón, un samoyedo, corren y retozan en la grama como lo harían unos niños emocionados porque llegó la hora del recreo. Los cuatro están en el parque para perros Vizcaya, en el municipio Baruta. Un espacio de juego y armonía donde los canes tienen la oportunidad de mejorar la relación con su entorno e incrementar la actividad física.

Son pocos los lugares donde pueden realizar este tipo de actividades en Caracas, pero iniciativas como la creación de parques para perros como lugares de recreación y ejercicio para los canes han permitido mejorar la calidad de vida de estos animales que, en su mayoría, pasan su día a día confinados en un apartamento o, en el mejor de los casos, en el patio de una casa. En la capital hay cinco parques para perros: tres en el municipio El Hatillo, uno en Baruta y otro en Chacao.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Pensilvania titulada Parques para perros: beneficios y riesgos, estos espacios surgieron en la última década en zonas urbanas o residenciales como áreas donde los perros pueden hacer ejercicio. Es decir, se conciben como una zona dedicada exclusivamente para la actividad canina.

María Jesús Rodríguez, dueña de Chicho y Chispita y usuaria frecuente del parque Vizcaya, considera que estos lugares son ideales porque están dedicados a los perros, pues en los parques comunes a la gente no le gusta la presencia de mascotas e incluso muchas veces les piden a quienes las llevan que se alejen del sitio.

"Es un espacio reservado sólo para animales y eso es una ventaja porque no tienes que estar pendiente de si un perro que no está entrenado se le acerca a un niño, lo cual puede ser peligroso", agregó Ángel Almendariz, dueño de Kamus y también visitante del parque.

Cuerpo y mente. Los parques para perros no sólo son lugares de esparcimiento. La frecuente asistencia puede ayudar a la mascota a mejorar sus aptitudes tanto físicas como mentales.

De acuerdo con el veterinario Esteban Elutchanz, este tipo de parques tienen significativos beneficios para la salud porque permite que el perro se ejercite e interactué con otros de su especie: "Ellos forman parte de una sociedad y deberían adaptarse a ella, a salir a pasear, a que en su caminata se encuentren con personas, perros, gatos y otros individuos o animales. Tiene que acostumbrarse a eso, no deben manifestar agresividad ni mostrar celos para evitar que en un futuro, cuando tenga contacto con una persona u otro animal, salgan a atacarlo", explicó el veterinario.

Almendariz lleva a su mascota al parque Vizcaya porque quiere que socialice con otros perros, corra y gaste energía. Lo que, además, ha ayudado a que Kamus esté más calmado, más alegre y juguetón. Kasandra Aponte, dueña de un poodle, también ha observado beneficios similares en el comportamiento de su can: "Mi perro está más relajado desde que lo empecé a traer a estos parques; antes tenía mucha ansiedad.

Cada vez que viene es la gloria para él, llega relajado a la casa y hasta se acuesta dormir en la grama".

La entrenadora canina Dayana Cabrera enfatiza sobre las ventajas: "Lo primordial es lograr que se cansen para que en casa sean el perro perfecto que todos quieren".

Estos lugares, además de tener amplias áreas verdes para que los perros jueguen y corran, cuentan con equipos de ejercicio que, según Cabrera, ayudan a que los canes se entrenen solos.