• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Impiden a mujer comprar comida por no tener huellas dactilares

Para poder comprar en el Bicentenario, los consumidores debieron usar la captahuella | Foto Henry Delgado

El sistema biométrico fue implantado para detener "la guerra económica" | Foto Archivo: Henry Delgado

Gisela Gutiérrez no tiene huellas en sus pulgares por sufrir de una dermatitis crónica, eso le impidió adquirir productos de limpieza y alimentos al no poder identificarse en el sistema biométrico 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una mujer mayor de 60 años no pudo comprar alimentos en un supermercado de Puerto Ordaz por no tener huellas y ser incapaz de utilizar el captahuellas, reseñó Correo del Caroní.

Gisela Gutiérrez acudió este domingo a hacer mercado en la sucursal del Supermercado Santo Tomé, ubicada en la urbanización Los Olivos de Puerto Ordaz. Tomó un par de productos de limpieza y alimentos, dos escasas harinas de maíz, las cuales podía comprar pues correspondía su terminal de la cédula. Realizó una fila por casi una hora para pagar el mercado.

La cajera le solicitó colocar los pulgares en el equipo captahuellas que el gobierno venezolano empezó a implementar desde abril de este año en un intento por controlar las compras de rubros escasos y evitar la reventa. Gutiérrez hizo la salvedad de que no tiene huellas en los pulgares tras sufrir por años una dermatitis crónica, que le causa problemas incluso en la banca.

Hicieron la prueba y el equipo no reconoció las huellas, razón suficiente para impedirle hacer la compra de su mercado semanal. Gutiérrez perdió más de una hora de su domingo y, más allá del tiempo, una nueva marca a la violación del derecho a la alimentación, que se mide en términos de disponibilidad alimentaria y acceso físico y económico a los alimentos.

La mujer, de poco más de 60 años de edad, aseguró que es la primera vez que le ocurre, pues en oportunidades previas el gerente del supermercado desbloqueaba la máquina y saltaba, con eso, la lectura de las huellas.

Sin embargo, desde hace unas semanas, el establecimiento colocó carteles en cada una de las cajas registradoras, en las que indica que “en caso de que biométrico no le tome las huellas” deben comunicarse al 0800LOJUSTO (56587886), atendido por la Superintendencia de Precios Justos.

Pulse aquí para leer el trabajo completo de Correo del Caroní