• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El IVSS promete que fármacos llegarán a tiempo

Codevida manifestó su preocupación porque las farmacéuticas transnacionales no están importando las medicinas de alto costo | foto: Williams Marero

Codevida manifestó su preocupación porque las farmacéuticas transnacionales no están importando las medicinas de alto costo | foto: Williams Marero

Durante la reunión con Codevida, el Seguro Social señaló la posibilidad de cambiar algunas normas de importación para agilizar llegada de medicinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Activistas que defienden los derechos de pacientes con cáncer de mamá, hemofilia y trasplantados renales instaron al presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, Carlos Rotondaro, a que etiquetara el nivel de desabastecimiento con un alerta amarilla, anaranjada o roja. Y contestó: “Amarilla”.

La respuesta de Rotondaro quiere decir que es necesario mantenerse alerta, pero que aún no está en su punto más grave. Sin embargo, la Red Rosa, la Asociación Venezolana para la Hemofilia y la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida difieren de esta opinión y gestionan reuniones para pedir ayuda internacional humanitaria ante la escasez de medicamentos de enfermedades complementarias y la coyuntura de un decreto de emergencia económica en el país.

Francisco Valencia, presidente de Codevida, comentó que en la reunión se consideró la posibilidad de que el IVSS ayudara con la distribución de fármacos traídos a Venezuela por donaciones internacionales. Rotondaro no se negó a la posibilidad, pero reiteró que aún no se necesita pedir esa ayuda.

En el encuentro, Codevida manifestó su preocupación porque las farmacéuticas transnacionales no están importando las medicinas de alto costo y el abastecimiento solo alcanzaría hasta marzo. Los trámites burocráticos para importar tardarían hasta seis meses para que lleguen los medicamentos al país. Rotondaro manifestó que se hacen las gestiones para que los fármacos se obtengan en menor tiempo, por lo que se está revisando que solo se solicite el Certificado de No Producción Nacional una vez al año, y no cada vez que se trae un lote nuevo.

Otra posibilidad que el presidente del IVSS dio a los activistas fue que se podrían traer medicinas directamente con gobiernos de otros países. Prometió garantizar que será importado el mismo producto que ya consumen los pacientes para evitar cambios de tratamiento. Reiteró que se hará una entrega de medicamentos racional, es decir, que solo se darán las dosis que receta el médico y no las cajas completas de la medicina. Codevida lo avaló.

Según Valencia, Rotondaro admitió que están afectados en suministros para la hemofilia desde que Quimbiotec (complejo tecnológico farmacéutico del Estado) dejó de producir los hemoderivados por falta de divisas, pero anunció que en 2 semanas llegarán 4.000 unidades de inmunoglobulina que se necesitan, entre otras enfermedades, para el tratamiento usado en el síndrome Guillain-Barré, que se está diagnosticando en personas que tuvieron zika. También se importará un lote de 360.000 kits de diálisis que durarían 2 meses.

La Red Rosa y La Asociación Venezolana para la Hemofilia plantearon la escasez de ciertos medicamentos o problemas de distribución en el interior del país. Mientras que Codevida denunció que unidades de diálisis de Barquisimeto, estado Lara, y Porlamar, estado Nueva Esparta, están reduciendo el tiempo del tratamiento médico de cuatro a dos horas y media y, en algunos casos, no hay la presencia de un médico en el área.

 

 

 

Solicitan mediación de la OPS

 Ayer los activistas también acudieron a la Organización Panamericana de la Salud para pedir ayuda internacional en el abastecimiento de medicinas e insumos.

Codevida, representado por Acción Solidaria, Funcamama y Amigos Trasplantados, se reunieron con Celia Riera, directora de la OPS en Venezuela, para solicitar que se activen mecanismos que permitan que la Organización Mundial de la Salud, Médicos sin Fronteras y gobiernos aliados ayuden a los venezolanos en el área de la salud.

Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria, argumentó que pese a que el gobierno no ha admitido una crisis humanitaria, sí decreta una emergencia económica. “La declaratoria de emergencia humanitaria le toca al gobierno, pero hay que pensar que al haber decretado emergencia económica, aunque no la aprueba el Legislativo, sin duda el Ejecutivo reconoce la gravedad de la situación”, explicó Reyna.

Recalcó que la importación de medicinas no puede ser para solucionar la distribución solo a corto plazo y manifestó que cambiar trámites burocráticos, como lo propuso el IVSS, no resuelve el problema de abastecimiento. Enfatizó que además de importar, se deben cumplir con garantías de seguridad, calidad y eficacia de los medicamentos. Explicó que la OMS, al prestar la ayuda, también garantiza los mecanismos de verificación de fármacos.

Se espera una segunda reunión entre la OPS, entes de gobierno y activistas. Codevida se reúne hoy con la subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional.