• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Humo es más denso en la noche por falta de viento

Venezuela no tiene sistema de alerta de contaminación | Foto Archivo El Nacional

Venezuela no tiene sistema de alerta de contaminación | Foto Archivo El Nacional

Algunos afectados deciden moverse a zonas más despejadas para prevenir problemas respiratorios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una pareja caraqueña que vive en La Castellana y que tiene una hija de nueve meses de nacida optó por irse unos días a Oripoto, zona al sureste y a mayor altura, para escapar del humo que desde hace semanas se concentra sobre el cielo capitalino, como consecuencia de los incendios forestales y la calima. La bebé tenía problemas para respirar.

En las redes sociales los usuarios comparten los efectos adversos que padecen: “Apenas amaneciendo y ya Caracas la veo full de Calima, comienzan a arderme los ojos y hay olor a quemado”, escribió ayer @Raquelsifri en Twitter. “La calima se respira hasta en el interior de las estaciones del Metro. Es una pesadilla para los alérgicos”, tuitéo @Rocilucy. La intensidad del humo en las noches preocupó a otros: “Cada noche impresiona más la calima en Caracas. Esta noche se siente el olor más fuerte”, dijo @Bernardoluzardo.


LEA MÁS: Lluvia de mediana intensidad puede despejar el humo 


En la capital y en algunas ciudades como Valencia, Maracay, Mérida y Barquisimeto ocurre un proceso llamado capa de inversión térmica que afecta la circulación del aire en las capas bajas de la atmósfera. “En lugar de que la temperatura disminuya con la altura, como es normal, ocurre lo contrario. Eso suprime el movimiento que enfría el aire y que lo limpia, por lo que la contaminación y el humo quedan atrapados. En la noche hay menos vientos, por lo que se concentra y se siente más el humo”, explicó el profesor de la Universidad de los Andes, Marcos Peñaloza-Murillo, especializado en química atmosférica.

Las zonas más afectadas en Caracas, indica Valdemar Andrade, ingeniero hidrometeorológico de la Universidad Central de Venezuela, son las que están en el propio valle y en las que convergen los vientos del este y los de Tacagua, como El Silencio y el centro. 


LEA MÁS: Aumentan consultas médicas por efectos de la calima