• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Human Rights Watch alerta sobre la crisis sanitaria en Venezuela

La organización denuncia que la lista de espera por cirugías tiene 20.000 pacientes | Foto Manuel Sardá / Archivo

La organización denuncia que la lista de espera por cirugías tiene 20.000 pacientes | Foto Manuel Sardá / Archivo

El informe señala que el gobierno "ha estado intentando eludir su responsabilidad, y ha arremetido contra los directivos de una cadena líder de farmacias y detenido e interrogado a médicos que han criticado abiertamente la escasez de medicamentos e insumos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ONG internacional de derechos humanos Human Rights Watch realizó una investigación sobre la crisis sanitaria que atraviesa el país, en la que responsabiliza al gobierno por medidas y políticas que en vez de ayudar a solucionar los problemas los han agudizado.

El informe titulado “La crisis del sistema de salud de Venezuela”, que fue publicado ayer en The Washington Post, refleja la aguda problemática de salud a través del testimonio de pacientes que se ven obligados a peregrinar por farmacias para comprar los insumos médicos para una cirugía de corazón, que van desde antibióticos hasta jeringas y catéteres.

“El sistema de salud de Venezuela, que durante mucho tiempo fue motivo de orgullo para el gobierno, atraviesa una profunda crisis. Miles de pacientes no pueden recibir tratamientos médicos esenciales, y miles más están en lista de espera para someterse a cirugías que podrían ser vitales, debido a que los médicos no tienen los elementos necesarios para operar”, refiere el texto preparado por Diederik Lohman, director adjunto de salud y derechos humanos de Human Rights Watch.

El informe de la ONG con sede en Nueva York señala: “El gobierno ha estado intentando eludir su responsabilidad, y ha arremetido contra los directivos de una cadena líder de farmacias y detenido e interrogado a médicos que han criticado abiertamente la escasez de medicamentos e insumos”.

En visitas realizadas recientemente a Venezuela, HRW advirtió que había falta de medicamentos para el tratamiento del dolor, asma, hipertensión, diabetes y enfermedades cardíacas, entre otras. Había también escasez de jeringas, gasas y agujas, y los hospitales no podían realizar análisis básicos de laboratorio. El documento de HRW hace referencia a la encuesta realizada por Médicos por la Salud en 130 hospitales del país y divulgada en marzo, que reveló que 44% de los quirófanos no estaba operativo y que en las farmacias no estaba disponible 60% de fármacos incluidos en la Lista de Medicamentos Esenciales de la OMS.

“Conforme al derecho internacional de los derechos humanos, los gobiernos tienen la obligación de asegurar que estos medicamentos estén disponibles y sean accesibles para todas las personas, sin discriminación. Si bien documentamos estos problemas en países de todo el mundo, pocas veces hemos visto, fuera de zonas en guerra, un deterioro tan rápido en el acceso a medicamentos esenciales como el de Venezuela”. Agregan que los obstáculos en el acceso a medicinas y servicios básicos afecta de igual forma al sector público y al privado

Asimismo, destacan que la lista de espera para cirugías electivas es de 20.000 pacientes, 4.000 de esos en el Hospital Universitario de Caracas, uno de los centros de salud de referencia del país, y el repunte de enfermedades virales transmitidas por mosquitos como el dengue y la chikungunya con 34.000 y 75.000 casos en 2014, según datos de la OPS. “Médicos y pacientes nos dijeron que, a pesar de los compromisos expresados por el gobierno de importar medicamentos para tratar el dolor y la fiebre asociados con estas enfermedades, a menudo los venezolanos no podían conseguir estos medicamentos, especialmente durante los períodos de mayor demanda”.

Acoso y protestas. El informe de HRW recopila incidentes de persecución contra médicos que han atendido a manifestantes en protestas, y empresas y farmacias a las que se les ha acusado de provocar la crisis sanitaria, como la detención de los directivos de Farmatodo, que fueron liberados “pero enfrentan cargos por boicot y desestabilización de la economía, un delito creado hace poco más de un año mediante un decreto presidencial”.

Sin dólares
El informe de HRW señala que el gobierno es el principal responsable de la crisis, en particular por la política monetaria y el control cambiario. Al no contar con una industria farmacéutica fuerte, el país tiene que importar la mayoría de los medicamentos e insumos médicos. Incluso en el caso de medicamentos que se fabrican localmente, la materia prima a menudo proviene del exterior. “El gobierno obtiene medicamentos e insumos directamente a través de acuerdos bilaterales con otros países, incluidos Argentina, Cuba, Uruguay y China, pero no ha asegurado que el sistema de salud pública cuente con los recursos que necesita”. 

En el documento se refiere que las dificultades para obtener dólares para el pago de proveedores extranjeros retrasan la compra y y el suministro de insumos médicos. “Los proveedores extranjeros se niegan a realizar nuevos envíos a Venezuela hasta que se cancelen las cantidades adeudadas”.