• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Hospitales oncológicos son una deuda sin saldar

Oncológico en  Montalbán | William Dumont/ El Nacional

Oncológico en Montalbán | William Dumont/ El Nacional

Los centros ubicados del área metropolitana de Caracas llevan entre dos y cuatro años abandonados. El de Barinas está en obras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La construcción de hospitales oncológicos en el país aún no se concreta. Es una deuda que acumula, por lo menos, ocho años. Las cabillas expuestas y el moho en las estructuras del Oncológico Luis Razetti de Guarenas, del Centro Nacional de Cáncer de Caracas y los retrasos en el Oncológico de Barinas son un signo del abandono en el que se encuentran las tres instituciones que brindarían atención especializada.

Hoy se conmemora en todo el mundo el Día del Cáncer, fecha establecida por la ONU para crear conciencia sobre la enfermedad, que es la segunda causa de muerte en Venezuela, con 22.815 decesos en 2012, según los datos del último Anuario de Mortalidad publicado.

La campaña anual titulada “A nuestro alcance” invita a reflexionar sobre las posibilidades de disponer de servicios que faciliten el tratamiento y posible cura. Sin embargo, los incumplimientos en la materia en Venezuela separan al país de esa meta.

Hace 41 años se comenzó la construcción del centro anticanceroso de 95.000 metros cuadrados en Guarenas, que hoy sirve de morada a 7 personas. La edificación, empezada en 1974, albergaría la nueva sede del Hospital Oncológico Luis Razetti de Cotiza, pero nunca se concretó.

En 2007, el proyecto fue retomado como parte de los hospitales que se construirían en el marco la Misión Barrio Adentro IV.

“Hace cuatro años que no viene nadie del gobierno por aquí. Los damnificados que estaban en uno de los edificios fueron reubicados en 2013. Solo quedamos nosotros que estábamos cuidando los materiales de la constructora, pero nos liquidaron la semana pasada, así que ya nos vamos”, dijo uno de los obreros de la contratista Lombar-Molin que junto con Vialidad Sucre y Alba Bolivariana tenían a su cargo el replanteamiento del proyecto.

Cuando el grupo se retire solo quedará Mercedes Herrera, que vive con su hijo en una vivienda improvisada entre las paredes que debieron ser oficinas o consultorios.

La fecha de la última visita del gobierno coincide con el anuncio de mudanza del hospital al Centro Nacional de Cáncer en Montalbán, en Caracas, realizado por la ex ministra Eugenia Sader en 2011.

El traslado implicó la paralización de las obras en Guarenas y el levantamiento de una torre en la urbanización Juan Pablo II, en la capital. El nuevo centro también albergaría al Hospital Cardiológico de Adultos. Ambas obras también están paralizadas.

En la fosa hay una torre de ocho pisos, cabillas y pilotes a medio terminar. Solo tres personas transitan por el área. Un vigilante explicó que van más de dos años sin que se mueva una piedra: “En diciembre pasado vino una gente del gobierno y dijo que van a retomar la obra, pero no han vuelto por aquí”.

Loretta di Giampietro, presidente de la Sociedad Venezolana de Oncología, señaló que la paralización de las construcciones ha limitado la atención de los pacientes con cáncer.

“Hace falta más centros oncológicos. En Caracas solo tenemos dos: el Luis Razetti y el Padre Machado. En Valencia está el Miguel Pérez Carreño y en Maracaibo funciona uno semiprivado. Prácticamente no hay institutos públicos. En los hospitales hay áreas oncológicas que no suplen las necesidades por área territorial”, señaló.

Venezuela cuenta con 56 hospitales con servicios especializados en oncología, entre ellos, las 19 salas de radioterapia del convenio Argentina-Venezuela. La OMS recomienda un centro oncológico por cada 400.000 habitantes. Es decir, el país debería tener entre 76 y 80 unidades especializadas.


Dinero a granel. El gobierno ha publicado información parcial que permite saber cuánto se gastó en las obras de Guarenas y Caracas. El otrora Ministerio de Infraestructura, por ejemplo, recibió la obra en 2004 y gastó 13 millardos de bolívares antiguos. En 2007 pasó a Min Salud. Los trabajos comenzaron en 2008 por un monto de 308,5 millones de bolívares.

Ese mismo año, El Ministerio de Salud señaló que disponía de 117 millones de bolívares para la estructura. Posteriormente, en 2009, la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario informó que se habían destinado 194 millones de bolívares. Al mismo tiempo, el consorcio Vialidad Sucre y Alba Bolivariana contrató a la constructora Lombar-Molin por 150 millones de bolívares.

Carlos Walter, director del Cendes, recordó que luego del anuncio del traslado del oncológico a Caracas se informó de la creación del Instituto Nacional de Cáncer, paralelo al hospital.

“Ese era un centro para investigación y docencia, pero se desconoce qué ocurrió con ese proyecto”, dijo.

El gobierno aprobó para ese plan 500.000 bolívares e indicó que se edificaría el hospital junto al Cardiológico de Adultos.

En mayo de 2014, el Ejecutivo informó que Construfanb, perteneciente a la Fuerza Armada, asumiría la culminación de los hospitales. No se indicó el monto de las obras ni de los recursos que dispondrían.



lcardona@el-nacional.com