• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Hospitales de Min Salud no garantizan alimentación de sus pacientes

En diversas protestas, representantes y pacientes reclaman por la precaria calidad o falta de comida en centros de salud | Foto Henry Delgado

En diversas protestas, representantes y pacientes reclaman por la precaria calidad o falta de comida en centros de salud | Foto Henry Delgado

En el Vargas los médicos decidieron dar de alta a internados porque no hay comida desde hace tres semanas. Las raciones en el HUC caben en la palma de la mano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tres días después de que el Hospital Dr. José Marías Vargas se quedó sin comida, los médicos tuvieron que dejar ir a un paciente con una lesión vascular porque tenía hambre. Prefirió perder su cupo para ser intervenido quirúrgicamente porque él era el sostén de su hogar, tenía un mes hospitalizado sin ser operado y su familia no podía costear su alimentación. Los médicos trataron de persuadirle explicándole que podía morir desangrado si no se operaba, pero tuvieron que darle el egreso. No se supo más de él.

Este caso no fue el único. A otros 7 pacientes psiquiátricos, de los 10 cupos que hay en el hospital, se les tuvo que dar de alta porque tampoco tenían un familiar que costeara su alimentación. Ahora solo reciben a quienes tienen un representante que puede acudir diariamente a abastecerlos de desayuno, almuerzo y cena.

Rosdelys Reyes es una de las pacientes que se mantiene en el lugar porque los otros hospitalizados comparten la comida con ella, pues su familia vive en Carúpano, estado Sucre. Después de 11 meses no ha podido operarse de un tumor en el cerebro por falta de equipos adecuados. Solo se le pudo hacer una intervención de las dos que necesitaba. “Ellos me depositan cuando pueden, pero si quiero comer 3 veces al día gasto 5.000 bolívares. Así que hago una sola comida o dos. Cuando dejó de funcionar el comedor el director del hospital venía con una arepa dura en las mañanas para que desayunáramos, pero eso duró una semana”. Al frente se encuentra Rosa Calderón con diagnóstico de aneurisma. Su familia costea su alimentación y, algunas veces, la de Reyes.

“Cuando llega un paciente descompensado su ingreso ahora depende completamente de que el familiar garantice la comida, que debe llevar en tres horarios diferentes, porque tampoco hay neveras para almacenar las viandas. Personas de la comunidad se hicieron cargo de dos casos de pacientes de bajos recursos, pero no podemos sobrecargar a la comunidad”, explicó un médico.

Desde el 19 de mayo la empresa Servicios de Nutrición Integral dejó de prestar sus servicios después de 12 años con el Hospital Vargas porque el Ministerio de Salud mantiene una deuda de 70 millones de bolívares. La medida implicó que 300 pacientes dejaran de alimentarse.

La misma empresa prestaba el servicio a la Maternidad Concepción Palacios, pero desde el 1° de abril dejó de llevar los platos. La solución del ente fue que el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo subsidiara al menos a 100 parturientas, que el personal luego entrega solamente a quienes no tienen parientes en Caracas que los mantengan. Las madres comían una vez al día y de resto comparten las sobras entre sí para llenarse el estómago. Durante una semana no se enviaron las viandas, pero desde ayer comenzaron a llegar otra vez 180 platos que sustituyen una comida del día y que también se entregan a discreción.

El Hospital de Niños J. M. de los Ríos también es abastecido por otra empresa particular llamada Suministros Diversos. Durante 3 meses la empresa ha dado treguas al Ministerio de Salud para no suspender la alimentación. Por cada niño hospitalizado el ente gubernamental pagaba 680 bolívares y, ahora, para mantenerlos contratados les prometieron pagar 1.900 bolívares por cada uno, pero aún no hay garantía ni contrato firmado.

Rinden la comida
En los hospitales que no tienen a empresas contratadas sino que los abastece Mercal, se opta por rendir las comidas. Las dietas particulares, dependiendo de la patología del paciente, desaparecieron de la logística.

La dieta ideal que exigen los nutricionistas en los centros de salud para un paciente adulto es entre 90 y 250 gramos de proteínas, un acompañante de carbohidratos entre 60 y 170 gramos y un segundo acompañante de vegetales con una cantidad que pese entre 50 y 150 gramos.

En el Hospital Universitario de Caracas la comida se pierde en las grandes bandejas de metal que, en algunos casos, llevan todos los tipos de alimentos, pero en cantidad un almuerzo se traduce a simple vista en tres trozos de carne, una papa picada por la mitad y una porción de vegetales que cabe en la palma de la mano de un niño. El cuadril de pollo es un lujo, por lo que prefieren servir el pollo desmechado para rendirlo.

“Nosotros debemos rendir la comida sirviendo solo 10 gramos de proteínas, es decir, lo que cabe en una cucharilla de sopa. Lo mismo para carbohidratos y vegetales. Algunas veces las bandejas no llegan a los últimos pisos. Hay días críticos en los que debemos servir una alita de pollo nada más, aunque no es lo recomendado. El arroz está escaso como en todos lados y la pasta simplemente no llegó más”, precisa una trabajadora de la cocina.

LA CIFRA
70 millones de bolívares adeuda Min Salud a Servicios de Nutrición Integral que trabajaba en la Maternidad Concepción Palacios y Vargas. Por cada paciente se pagaba 800 bolívares para surtirlos de desayuno, almuerzo y cena