• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Héroes anónimos trabajan de manera desinteresada por una mejor ciudad

La ciudad se sostiene gracias a las acciones de ciudadanos que, desde varias áreas, hacen un aporte desprendido por sus vecinos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los acordes de una guitarra suenan y terminan todas las conversaciones. Misael Cañas, de 55 años de edad, con discapacidad auditiva y visual, canta "Por estas calles", pero no se hace silencio. Otras guitarras empiezan a sonar. Un profesor toca el bongó y Javier Páez, joven con autismo, empieza a tocar la clave, mientras la profesora Aiza Burguillo susurra en su oído: pa pa pa papa. También aparecen un par de violinistas. Una de ellas es la directora de la Escuela Integral de Talento Artístico Emaús, Evangelina Pacheco, la otra es una niña en control de todos sus sentidos.  

Pacheco fundó Emaús hace 5 años, con la convicción de que con paciencia, amor, equilibrio y, sobre todo, con igualdad cualquiera es capaz de desarrollarse en algún arte. Trabaja con personas de cualquier lugar de Caracas: “Nuestra labor principal es la integración humana, que personas convencionales compartan con aquellos que tienen capacidades distintas”. Desde entonces han pasado por sus talleres de música, danza, tango u origami más de 200 estudiantes, con edades comprendidas entre los 2 y los 95 años.

Los profesores de Emaús, además de artistas, son docentes: “Tenemos una base pedagógica clara y bien fundamentada”.

Cada día la escuela imparte un taller distinto en un sitio distinto. Lo último no es a propósito, sino porque la organización no ha podido encontrar un lugar para los ensayos. “En este momento lo que más necesitamos es una sede, no importa que no sea propia, siempre que sea estable. La queremos y la merecemos”. La institución presta servicio gratuito y aunque requieren recursos materiales, no se desaniman. “Las obras de amor siempre reciben respuestas desde el amor, son muchos quienes nos han tendido la mano”, afirmó Pacheco.

Defensa - Promotores parroquiales al servicio del ambiente

En la plaza Indio de Caricuao, Fernando Canelón y Alcides Méndez señalan hacia las montañas que rodean la parroquia e identifican cada uno de los parques recreacionales decretados en el sitio: Leonardo Ruiz Pineda, Vicente Emilio Sojo, el Zoológico y el Universal de la Paz. En total suman 2.972 hectáreas de áreas verdes, que Canelón y Méndez junto a otras personas de la tercera edad ­–como ellos se definen– se han dedicado a defender. Ninguno de los dos nació en Caricuao, pero han asumido la parroquia como suya e insistido en su desarrollo. Canelón recuerda cómo en la década de los setenta lucharon para convertir el área en una parroquia civil: “Fue un trabajo mancomunado. En ese entonces, para realizar trámites no había claridad sobre a cuáles instancias debíamos recurrir en Antímano, Macarao o La Vega. Queríamos depender de nosotros mismos y en 1974, luego de muchas reuniones, se logró que Diego Arria firmara el decreto. Lo que aspiramos ahora es a que sea un municipio”.

Hace 23 años también lograron la creación del Parque Universal de La Paz, promovido por el cronista de Caricuao, Luis González Guillén.

“No contamos con apoyo sino con buena voluntad”, concluyó Canelón.

Historia - Patrimonio bajo custodia de una admiradora de Bolívar

La memoria de Iris Rangel es privilegiada. Camina por Santa Rosalía y es capaz de recordar con detalle el apellido de la familia a la que pertenece o perteneció alguna vivienda en la época colonial y señalar los sitios en los que alguna vez hubo una edificación con valor histórico.

En 1988 participó en la fundación de la Asociación para el Rescate del Patrimonio Histórico de Venezuela y desde entonces se ha convertido en su principal representante. “La organización surgió porque había la urgencia de detener la subasta de las joyas de la familia Bolívar en Nueva York”, asegura.

Dice haber logrado el cometido, pues las joyas terminaron bajo la custodia del Banco Central de Venezuela.

Su interés por la obra de Simón Bolívar se extendió a la ciudad: “Desde Caracas se libertó a un continente y eso tiene un valor histórico indestructible”.

Con Apahive introdujo un amparo contra las obras de la Línea 4 del Metro de Caracas para evitar la demolición de viviendas con valor histórico en San Agustín. Lograron rescatar la casa 22 en El Conde y la Sastrería La Habana. “Luego hubo unas triquiñuelas legales y las demolieron o quedaron en el carapacho”. Eso no la desanima: “Me causa dolor, pero tengo la esperanza de que se reconstruyan”.

Igualdad - Preocupada hasta por la policía

Alma Clara Mederico heredó la disciplina militar de su padre. Con la rigurosidad de un cuartel atiende no sólo los problemas de Colinas de Vista Alegre, donde vive, sino también de las barriadas vecinas. Hace cuatro años ayudó a formar el Consejo Comunal de Colinas de Vista Alegre y desde entonces se preocupa ­–y ocupa– por mejorar la vialidad, áreas verdes, seguridad y calidad de vida de sus vecinos.

El desarrollo de la Ciudad Comunal La Yaguara supondrá la incorporación de 480 nuevas viviendas en la zona. Una de las metas de Mederico es lograr que sean entregadas a los habitantes de San Rafael, Terrazas de Vista Alegre y La Inos, comunidades asentadas durante años en terrenos invadidos y que se encuentran en situación de riesgo.

“Tenemos que velar por la gente necesitada. Las autoridades sostienen reuniones con supuestos representantes de la comunidad a los que nadie conoce o con consejos comunales que no cuentan con certificado de adecuación y ofrecen apartamentos a personas que no son de la zona, sin considerar el impacto socio-cultural que eso pueda tener”.

Ahora están en la búsqueda de recursos para recuperar el parque Monagas y para terminar de convertir el parque Jesús Berra en un centro de adiestramiento deportivo. Desde hace dos semanas, cada domingo convierten las calles en áreas para el deporte con la colaboración de la Policía Nacional Bolivariana: “Ellos también hacen un buen trabajo, garantizan nuestro derecho a la vida y deberían ganar un poco más”.