• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Francisco abre los ritos de su primera Semana Santa como Papa

Miles de personas asisten en la plaza de San Pedro del Vaticano a la procesión de las Palmas del Domingo de Ramos | Reuters

Miles de personas asisten en la plaza de San Pedro del Vaticano a la procesión de las Palmas del Domingo de Ramos | Reuters

Olivos centenarios traídos de la sureña región italiana de Puglia y palmas procedentes de Sanremo adornan la plaza vaticana, donde entró el pontífice argentino en medio de los aplausos de los presentes, que llevan ramas de olivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miles de personas asisten en la plaza de San Pedro del Vaticano a la procesión de las Palmas del Domingo de Ramos, que por primera vez preside el papa Francisco y que abre los ritos litúrgicos de la Semana Santa.

Olivos centenarios traídos de la sureña región italiana de Puglia (Apulia) y palmas procedentes de Sanremo (Italia) adornan la plaza vaticana, donde entró el pontífice argentino en medio de los aplausos de los presentes, que llevan ramas de olivo.

Francisco, revestido con ornamentos rojos y con el báculo llevado por un ayudante, presidió la procesión, que salió del palacio pontificio y se dirigió hacia el obelisco de Sixto V instalado en el centro de la plaza vaticana.

En la jornada en la que la Iglesia conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, el Papa llegó al recinto vaticano en medio del cántico “Hossanna” a bordo de un papamóvil descubierto .

Delante del obelisco, adornado como toda la plaza con flores y plantas con las que se evocan a los cinco continentes, el pontífice bendijo las palmas y las ramas de olivo, símbolos de la paz.

Después se leyó el Evangelio de Lucas que narra la entrada de Jesús en la Ciudad Santa, tras lo cual la procesión, de la que forman parte laicos, sacerdotes, obispos y cardenales y cierra Francisco se dirigió hacia el altar mayor levantado en el atrio de la plaza vaticana para oficiar la misa.

El papa Bergoglio cerraba la procesión llevando una palma artísticamente labrada en las manos.

Concelebran la misa con el papa los cardenales Agostino Vallini, vicario para la diócesis de Roma, y Stanislaw Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos; así como los prelados Josef Clemens, secretario del Consejo Pontificio para los Laicos y Filippo Iannnone, viceregente de la diócesis de Roma.

También los cardenales Angelo Amato, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, y Mauro Piacenza, prefecto de la Congregación para el Clero.

En este día se celebra también la jornada mundial de la juventud a nivel diocesano y que es la antesala de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará del 23 al 28 de julio próximo en Río de Janeiro (Brasil), que tiene como lema “Id y haced discípulos a todos los pueblos”.

En ese sentido, el Papa anunció que viajará a Río de Janeiro para la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud: “El Domingo de Ramos es la Jornada de la Juventud. El lema de este año es ‘Id y haced discípulos de todos los pueblos’. Queridos amigos, también yo me pongo en camino con vosotros. Ahora estamos ya cerca de la próxima etapa de esta gran peregrinación de la cruz de Cristo. Aguardo con alegría el próximo mes de julio, en Río de Janeiro. Os doy cita en aquella gran ciudad de Brasil”.

Señaló que los jóvenes no se avergüenzan de la cruz de Cristo y agregó: “Más aún, la abrazáis porque habéis comprendido que la verdadera alegría está en el don de sí mismo y que Dios ha triunfado sobre el mal precisamente con el amor”.

“La lleváis para decir a todos que, en la cruz, Jesús ha derribado el muro de la enemistad, que separa a los hombres y a los pueblos, y ha traído la reconciliación y la paz”, subrayó.