• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Fin de año puede traer sensación de fracaso

Bipolaridad

En medio de las celebraciones navideñas puede colarse la tristeza

Expertos recomiendan replantearse metas que no se alcanzaron y tratar de lograrlas en los próximos meses

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En medio de las celebraciones navideñas puede colarse la tristeza. Mientras muchos disfrutan las fiestas y el descanso, otros hacen reflexiones que traen saldos negativos. Esta época es un caldo de cultivo para la depresión, especialmente cuando se acerca el final del año.

María Isabel Parada, doctora en psicología y presidente de la ONG Psicológos Sin Fronteras, dice que en estas fechas es común que la gente piense en las metas incumplidas. Tras esas reflexiones, puede generarse una sensación de fracaso. “A muchos les puede bajar la autoestima, porque sienten que no fueron capaces de lograr lo que se propusieron a principios de año”, señala.

Parada agrega que plantearse metas cada año es algo muy positivo, pero hay que aprender a tolerar el fracaso. Recomienda evitar las autocalificaciones negativas y aprender de las experiencias vividas. “La gente debe pensar que si no se alcanzaron las metas no es solamente por sus propias acciones, sino también por las circunstancias. No hay que ser pesimistas”, señala.

La especialista asegura que también es importante replantearse las metas que no se alcanzaron y tratar de lograrlas en los próximos meses: “Hay que analizar las causas de ese fracaso y continuar”.

Tras el análisis de las experiencias vividas, dice Parada, es posible que se desarrolle una depresión. Si el año ha sido especialmente complicado –con pérdidas de seres queridos o crisis personales–, podría haber cuadros depresivos a final del año.

Recomienda mirar el pasado con fortaleza: “Todos en algún momento vivimos situaciones dolorosas. Pero hay que levantarse de nuevo, y si los síntomas de la depresión son muy fuertes, se debe buscar ayuda de especialistas”. Esos síntomas, señala, pueden ser: sensación de fracaso y pérdida, insomnio, taquicardia, debilidad y otros.

En estos casos, asegura, también es importante buscar el apoyo de familiares y amigos, hacer ejercicios y –para aprovechar el asueto– cambiar de ambiente.