• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Fiel a sus orígenes democráticos

Una muchedumbre de venezolanos busca un vocero confiable para el entendimiento de una realidad que se les vuelve cada vez más desconocida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando El Nacional circula por primera vez, hace setenta años, se anuncian grandes cambios. Los regímenes posgomecistas están a punto de desaparecer y se avizora un mundo distinto. El país se dirige hacia situaciones inéditas.

Una muchedumbre de venezolanos busca un vocero confiable para el entendimiento de una realidad que se les vuelve cada vez más desconocida. Encuentran la clave en el periódico que circula justamente cuando necesitan confianza y claridad.

Desde entonces El Nacional no ha hecho otra cosa. Ser testigo de los acontecimientos esenciales, para transmitirlos partiendo de requerimientos profesionales y de fundamentos éticos que sean capaces de lograr el aval de su destinatario. En su afán no sólo se ha convertido en testigo de la contemporaneidad venezolana en términos generales, sino especialmente del desarrollo del logro fundamental de la sociedad en nuestros días: la república democrática.

Nacido justo cuando está a punto de ver la luz esa criatura, la ha acompañado con análisis cotidianos y con versiones verosímiles, sin faltar a lo que considera como verdad en función del mantenimiento y el crecimiento del logro mayor de la sociedad desde mediados del pasado siglo.

Le ha costado mucho: presiones, persecuciones, críticas acerbas y clausuras pasajeras, pero ha persistido en su propósito original de fidelidad con las necesidades de la colectividad y con la vigilancia de los principios de democracia republicana que ella se ha dado.

Hoy, mientras pasan los días, persigue idénticos objetivos sin modificar un ápice de su conducta.