• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Fapuv convocó a paro nacional de universidades

Estudiantes obligaron a suspender actividades en algunas escuelas y facultades de la UCV, en apoyo a los detenidos en protestas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un nuevo paro nacional de universidades, esta vez de 24 horas el próximo jueves, propuso la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela, en solidaridad a los más de 3.000 jóvenes detenidos por protestar desde el pasado 4 de febrero, informó el presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela, Víctor Márquez.

En una asamblea realizada ayer en el Instituto de Previsión del Profesorado de la UCV, Márquez afirmó que las instituciones académicas deben empezar a trascender la crítica y el cuestionamiento a las detenciones masivas a estudiantes, para tomar acciones más concretas.

“Mientras los muchachos están en la calle protestando y son detenidos, la universidad pareciera pretender funcionar como si no estuviera ocurriendo absolutamente nada”, afirmó.

Ayer, el clima en el campus de la UCV lucía tranquilo, con la presencia de una cantidad regular de estudiantes. Algunas escuelas y facultades estuvieron cerradas.

Alumnos de Nutrición y Dietética decidieron no asistir a clases en apoyo a los detenidos. Recordaron que Abril Tovar, de cuarto semestre, continúa detenida en el Helicoide desde el 8 de mayo. En la Facultad de Medicina también se reunieron en asamblea para condenar las acciones represivas. Freddy Peláez, de tercer semestre de Nutrición, estuvo detenido del 8 al 10 de mayo. Fue liberado bajo régimen de presentación. “Los lunes no puedo ver una materia porque tengo que ir a tribunales a presentarme como si fuese un criminal”.

La Escuela Vargas paralizó parcialmente sus actividades. Los estudiantes, en su mayoría de primer año, se niegan a presentar evaluaciones desde que el 12 de mayo José Manuel Ceballos se encuentra detenido.

Tanto en la Vargas como en la Escuela de Farmacia recolectan fondos mediante potazos o ventas, para pagar la fianza de sus compañeros privados de libertad.