• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Falta de insumos afecta la calidad de vida de niños diabéticos

Deysis Pinto y su hija Carol Jiménez | Foto: Deysis Pinto

Deysis Pinto y su hija Carol Jiménez | Foto: Deysis Pinto

Deysis Pinto contó la historia de su hija Carol, quien fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a los 5 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Deysis Pinto vive con su esposo y sus dos hijos en Valencia, estado Carabobo. En 2011 su hija Carol presentó varios síntomas que los doctores fueron atacando poco a poco. Comenzó con una cortada en el dedo que no cerraba, luego con una pérdida de peso anormal y posteriormente determinaron que se trataba de un diagnóstico de diabetes tipo 1.

Carol sigue un tratamiento convencional. Debe aplicarse insulina lenta (Lantus) e insulina intra rápida (Humalog Novorapid), además debe medir constantemente los niveles de glicemia, para ellos requiere unas cintas reactivas, las lancetas y un glucómetro.

Pinto  comentó que en su familia tienen buenos hábitos de alimentación, pero que a causa de la magnitud de su condición, ella y su esposo se volvieron expertos balanceando los carbohidratos con el nivel de insulina: “lo más difícil para ella es cuándo va a fiestas porque no puede comer todo lo que quisiera; aunque ella sabe lo que tiene sigue siendo una niña muy pequeña”.

Aseguró que ellos no han tenido problemas con los medicamentos, pero sí con los materiales para monitorear los niveles de glicemia e insulina de su hija: “en noviembre del año pasado nos quedamos sin cintas reactivas para los glucómetros, pero no podemos usar cualquiera porque cada glucómetro necesita una cinta del mismo fabricante”.

Deysis indicó que hace algún tiempo no podían controlar a Carol en una clínica por problemas económicos, así que la llevaron al Hospital Central de Valencia. Allí conoció a otras madres en la misma situación que ella: “conocimos a personas con el mismo diagnóstico y decidimos colaborar entre nosotras para solventar la falta de insumos”.

Señaló que la insulina lenta lleva un tiempo “desaparecida” y sabe de varios niños que necesitan de ella en el hospital central: “nos hemos activado por las redes sociales con personas de otros estados, porque por nuestra cuenta no conseguimos nada”.

Finalmente dijo que: “Me preocupa tanto mi hija como los niños del hospital. He visto a varios con complicaciones. Los niños diabéticos no pueden racionar nada, no les pueden aplicar media dosis porque puede traerles complicaciones a temprana edad”.