• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Falta de camiones satura Las Mayas

Empleados de Supra Caracas demandan el reconocimiento de beneficios laborales | Foto Alexandra Blanco

Empleados de Supra Caracas demandan el reconocimiento de beneficios laborales | Foto Alexandra Blanco

Los empleados de Supra Caracas reclaman que no se hace mantenimiento a las unidades, ni se les reconocen beneficios laborales 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El montículo de basura toca –y en algunos puntos supera– el techo de la planta de transferencia de desechos sólidos ubicada en Las Mayas. El sitio está saturado y además los trabajadores de la empresa Supra Caracas se quejan por las demoras en la firma del contrato colectivo, las fallas en la dotación del personal y el déficit de unidades de recolección.

“No hay suficientes camiones ni compactadoras”, aseguró un conductor de unidad.

Los empleados de la empresa adscrita a la Alcaldía del municipio Libertador aseguraron que una vez que se daña una unidad no es reparada inmediatamente, en su lugar sus piezas son utilizadas como repuesto para otros camiones.

En noviembre de 2013 los empleados de Supra paralizaron la recolección durante 12 horas y alegaron que hubo incumplimiento en el pago de aguinaldos; además, reclamaron reivindicaciones laborales. Entonces el alcalde Jorge Rodríguez especificó que la empresa cuenta con más de 4.000 empleados y 218 unidades para la recolección. Los trabajadores afirmaron ayer que solo hay 30 camiones operativos aproximadamente. El año pasado fijaron mesas de trabajo para discutir el pago de seguros, compra de uniformes y acondicionamiento de los sitios de trabajo.

“No nos pagan el fideicomiso, no hemos firmado el contrato colectivo, tampoco nos pagan las horas extras ni nos entregan la indumentaria necesaria para nuestra seguridad. Desde hace meses no nos dan botas, pantalones o camisas”, aseguró un empleado de Supra.


Mala planificación. El municipio Libertador genera de 2.400 a 3.500 toneladas diarias de desechos, según la época del año. “Las Mayas está saturada debido a la mala planificación y a la falta de mantenimiento preventivo de los camiones de trasbordo. La Alcaldía de Libertador no hace recuperación de la flota de vehículos”, subrayó Nicola Verónico, gerente de Ambiente de la Alcaldía Metropolitana.

Verónico indicó que tal acumulación tiene efectos contaminantes y genera gases, malos olores y proliferación de moscas y gusanos.

Municipios sin transferencia
La toma del patio de transferencia de Julián Blanco, por parte de los ex trabajadores de Sabenpe, que utilizaba el municipio Sucre desde abril complica el servicio de recolección.

“Por la contingencia usamos un terreno alterno en la zona industrial de Guaicoco, pero se nos acabó el permiso”, afirmó José Luis López, director general de la Alcaldía de Sucre.

La falta de un patio afectó la labor de las 8 empresas que recogen a diario entre 950 y 1.200 toneladas de basura con 47 unidades.

“Mientras las compañías programaban cómo ir directamente a La Bonanza, hubo tres días sin recolección. Si pasas un día sin recoger, tardas tres en recuperar”.

Con un patio de transferencia –explica López– un camión puede hacer cuatro rutas dentro del municipio, pero ahora tienen que ir directamente al relleno sanitario ubicado en Charallave lo que reduce a dos el número de recorridos. Caso similar es el de Chacao donde se utilizan 18 camiones compactadores. Lamentan no poder recurrir a la planta de transferencia en Las Mayas, que desde 2005 sirve exclusivamente a Libertador.

“Los camiones deben recorrer 52 kilómetros hasta La Bonanza para la disposición final de los desechos”, señaló Alejandro Martínez Ubieda, presidente encargado de Protección Civil y Ambiente de Chacao.

La Alcaldía de Sucre ha solicitado usar Las Mayas. “Lo hemos pedido, pero no hay respuesta. No creo que sea mala voluntad. Allá tampoco hay mucha capacidad”, dijo López, quien agregó que en marzo hubo una reunión con funcionarios del Ministerio de Ambiente, que hablaron de la posibilidad de habilitar un patio en Panaquire, estado Miranda, pero que no estaría listo antes de un año.

La escasez de repuestos también perjudica los planes. Las empresas que operan vehículos compactadores tienen dificultades para reponer lo que se daña. López mencionó el caso de camiones que usan gas, pero el dispensador que hay en Venezuela permite solamente llenar las bombonas hasta la mitad.

En Baruta reconocieron fallas por la misma razón. “Hay algunas rutas desatendidas porque hace unas semanas sufrimos una baja en la flota por falta de repuestos”, dijo Carmen Elisa Hernández, directora general de la alcaldía.