• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Falleció pionero del cateterismo en el país

Sus aportes en el área permitieron a nuevos especialistas formarse en Venezuela sin necesidad de estudiar en el exterior

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cardiólogo Pablo Blanco, responsable de uno de los primeros cateterismos cardíacos que se realizaron en el Hospital Universitario de Caracas y quien inició en el país procedimientos cardíacos de ese tipo que permitieron salvar la vida de innumerables personas, dejó de existir después de una larga enfermedad.

El eminente cardiólogo fue homenajeado en noviembre pasado durante la 50º promoción del posgrado de Cardiología del HUC.

Entonces, se le recordó como uno de los grandes pioneros de esa especialidad, junto con otros destacados especialistas venezolanos.

Durante el acto, Humberto Casal Heredia, ex presidente de la Sociedad Venezolana de Cardiología Intervencionista y quien fue jefe del Servicio de Hemodinamia del Hospital Universitario de Caracas durante 25 años, recordó en la conferencia titulada Pasado, Presente y Futuro de la Hemodinamia, que esa especialidad se inició en ese centro asistencial en 1958, cuando el médico J. J. Puigbó instaló el primer laboratorio de hemodinamia luego de haberse entrenado en México.

En la reseña refirió que precisamente Pablo Blanco, quien fue el primer residente del posgrado en ese entonces, se entrenó en el Bellevue Hospital (en Nueva York) y en Georgetown, e introdujo por primera vez en el Hospital Universitario de Caracas el cateterismo izquierdo transeptal, un novedoso tipo de abordaje.

En 1971 recibió formación en la Cleveland Clinic en otro procedimiento para estudiar las coronarias, conocido como cinecoronoriografía selectiva y desde entonces comenzaron realizar esos estudios de rutina en el HUC.

Pablo Blanco escribió junto con los pioneros en la hemodinamia, J. J. Puigbó, Hugo Giordano e Iván Machado la obra Bases Hemodinámicas de la Clínica Cardiovascular publicada por Organización de Bienestar Estudiantil de la UCV en 1966.

Un maestro. El presidente de la Sociedad Venezolana de Cardiología Intervencionista, Pedro Hidalgo Useche, lamentó la pérdida de quien consideró un gran maestro.

"Estamos de duelo, porque realmente el doctor Pablo Blanco fue un estandarte de la cardiología intervencionista, fue un pionero de los cateterismo cardíacos en nuestro país y fue profesor de varias generaciones de cardiólogos, de manera que es una pérdida irreparable para nosotros".

Recordó que gracias a esa enseñanza impartida los cardiólogos se comenzaron a formar en Venezuela sin necesidad de viajar al exterior.

La Sociedad Venezolana de Cardiología Intervencionista le rindió varios homenajes en vida como reconocimiento a sus aportes en esta especialidad, que permiten, entre otras cosas, dilatar las arterias causantes de infartos y accidentes cerebrovasculares.

Su esposa Mercedes López Contreras, conocida como Checheta, sus hijos y familiares informaron que el acto velatorio será hoy en el Cementerio del Este, en La Guairita, de 10:00 am a 2:00 pm.