• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Falleció el defensor de Caricuao

Fernando Canelón murió a los 88 años / Foto: Archivo

Fernando Canelón murió a los 88 años / Foto: Archivo

Fernando Canelón vivió durante 45 años en esta parroquia e impulsó su reconocimiento como “parroquia ecológica” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fernando Canelón se despidió de Caricuao a los 88 años de edad. El ambientalista, activista y líder vecinal dejó el legado ecológico en su parroquia.

Desde hace ocho meses Canelón estaba en una silla de ruedas, pero no dejó de trabajar por la comunidad. Le quedaron dos asuntos pendientes: lograr que Caricuao fuera un municipio e impulsar que el Parque Universal de la Paz llevara el nombre del papa Francisco, por ser el primer pontífice que promueve el ecologismo.

Junto con otros compañeros el ambientalista se dedicó a defender las 2.972 hectáreas de áreas verdes de la zona, integradas por los parques recreacionales Leonardo Ruiz Pineda, Vicente Emilio Sojo, el Zoológico y el Universal de la Paz.

Canelón nació en Valencia, estado Carabobo, pero desde hace 45 años vivía en Caricuao, mucho antes de construirse la UD5 en la zona. El líder vecinal tiene un currículo amplio: fue propulsor del decreto de Caricuao como parroquia ecológica, la primera y única de Venezuela en llevar este nombramiento. También era uno de los fundadores de la Red Ambientalista y del Parque Universal de la Paz.

“Fue un trabajo mancomunado. Para realizar trámites no había claridad sobre a cuáles instancias debíamos recurrir en Antímano, Macarao o La Vega, en ese entonces. Queríamos depender de nosotros mismos y en 1974, luego de muchas reuniones, se logró que Diego Arria firmara el decreto”, declaró Canelón a El Nacional hace dos años.

Su pasión por la música lo hizo desempeñarse como profesor de Teoría y Solfeo, y lograr que el Sistema de Orquesta tuviera un núcleo en su comunidad. El Sistema rebautizó la sede este diciembre con el nombre de Canelón para homenajear al activista en vida.

Algunos se refieren a él como el padre Fernando porque fue seminarista y decidió llevar una vida como laico comprometido con la Iglesia Católica.

Sus amigos luchadores por el ambiente, Maribel García y Erick Quiroga, coinciden es describirlo como un hombre proactivo, luchador y preocupado por la comunidad.