• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Fallas hospitalarias se hicieron dolencia crónica

el Hospital General del Oeste José Gregorio Hernández, conocido como Los Magallanes de Catia / Nelson Castro

el Hospital General del Oeste José Gregorio Hernández, conocido como Los Magallanes de Catia / Nelson Castro

Daños en equipos médicos y escasez de medicamentos y materiales son comunes en todas las instituciones públicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los caraqueños que requieren atención en un hospital deben confiar en la suerte para conseguirla. La falta de materiales y medicinas, los daños en equipos indispensables y la ausencia de médicos especialistas son el común denominador en al menos 10 centros asistenciales dependientes del Ministerio de Salud.

La primera promesa del candidato presidencial y presidente encargado Nicolás Maduro fue mejorar los hospitales, pero no ofreció detalles del plan que seguirá. La realidad es que la lista de las fallas en los centros asistenciales es larga y muchas de esas carencias se han hecho crónicas.

En el Hospital General del Oeste José Gregorio Hernández, conocido como Los Magallanes de Catia, los equipos de rayos X no funcionan y no hay reactivos para los exámenes de laboratorio. Tampoco hay incubadoras y faltan neonatólogos.

Carlos Pérez, infectólogo que labora en esa institución, advierte que afrontan una crisis por la falta de medicamentos contra gérmenes multirresistentes, para pacientes con VIH o toxoplasmosis.  “Desde hace meses no hay antibióticos. Si un enfermo tiene una infección grave, no tenemos cómo hacer los drenajes. Si se complica, se prolonga la estancia hospitalaria y puede salir con discapacidad o muerto. Tampoco tenemos  servicio de bacteriología, no hay forma de hacer cultivos de ninguna muestra biológica desde hace tres años”, dijo.

En Lídice, el Hospital Ricardo Baquero González tiene dos años sin equipo de rayos X. El área de Obstetricia y Ginecología, remodelada en 2008, nunca fue inaugurada y los médicos fueron transferidos a la Maternidad Santa Ana. Terapia Intensiva y Cirugía Plástica también están cerradas por remodelación.

En la Maternidad Concepción Palacios igualmente hay fallas. Una cirujana, que pidió el resguardo de su identidad, señaló que no hay monos quirúrgicos para operar, tampoco gasas ni compresas. Sólo sirve 1 de los 12 quirófanos; de hecho, uno fue inhabilitado por registrar filtración de aguas servidas. “Las cirugías electivas están suspendidas”, afirmó.

Continúan las quejas por el funcionamiento del Servicio de Hematología del Hospital J. M. de los Ríos, donde faltan especialistas y medicinas. “Hace dos semanas los pacientes se quedaron sin quimioterapia. El déficit de médicos sigue sin solución. Las mesas de trabajo con el Ministerio de Salud y la Defensoría no sirvieron. Tampoco hay material para hacer las placas”, detalló Sonia Blanco, madre de una paciente.

Fallas hospitalarias
Las fallas en el Hospital Universitario de Caracas son contadas, pero graves. Allí, el aparato para hacer resonancias magnéticas y el tomógrafo se dañaron hace dos meses.
En el hospital Rísquez, en San José, los trabajadores se quejan porque no funcionan los tensiómetros y las sillas y camillas no sirven.

“La directora dio la orden de tapar las sillas rotas para esconder el deterioro. Muchos de nosotros hemos comprado los tensiómetros por nuestra cuenta para poder trabajar”, reveló un enfermero.
Plan sin estructura. Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, criticó que el anuncio de intervención de los hospitales no esté acompañado de un programa de acción.

“298 hospitales y 4.895 ambulatorios y medicaturas están abandonados. Apenas tienen 8% de los materiales para garantizar la vida y la salud de los pacientes. Deberían presentar un cronograma de actividades y no de manera efectista y politiquera”, manifestó.

León Natera indicó que la federación y los colegios médicos de todo el país tienen pleno conocimiento de la situación de los centros asistenciales e invitó al Gobierno nacional a reunirse para encontrar soluciones definitivas.

A media máquina
A casi un mes de la intervención del Hospital Leopoldo Manrique Terrero –Periférico de Coche– la situación cambia lentamente. Luego de la protesta en la calle de pacientes en camillas, el Ministerio de Salud remodeló  la fachada y los techos. Operaron a los 27 pacientes que protestaron, pero la dotación de materiales y la reposición de equipos no se cristaliza.

“Pusieron paños calientes. Los médicos que harían el posgrado no han llegado. Se pidió cambio de lámparas para un quirófano, pero tumbaron la cerámica de las paredes y lo inutilizaron. Sacaron cunas en buen estado y no las sustituyeron. No hay materiales básicos para atender a los pacientes”, dijo Zuleika Pérez, empleada.



LoDijo
Nicolás Maduro
11 de marzo de 2013
“Este año 2013 tenemos que poner ‘pepitos’ todos los hospitales de este país de punta a punta, ese es el compromiso de Hugo Chávez”