• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Éxodo venezolano lidera cifras migratorias

En 2015 vivieron fuera del país 606.281 ciudadanos | Foto Henry Delgado / Archivo

En 2015 vivieron fuera del país 606.281 ciudadanos | Foto Henry Delgado / Archivo

Venezuela ocupa las primeras posiciones en procedimientos migratorios en países como Colombia, Panamá, Argentina, Chile y España. Datas de boletines anuales reflejan radicaciones iniciadas y solicitudes de visas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la entrada de la Consejería de Empleo y Seguridad Social del Consulado de España en Caracas las personas son recibidas por una torre de periódicos que titulan “España destaca su preocupación por ‘importante’ colonia española en Venezuela”. Quien lea la nota y esté por solicitar la ayuda de emigrante retornado sabrá que ha llegado al sitio correcto.

En la oficina consular se habilitó un salón donde un funcionario español, desde las 8:00 am hasta las 11:30 am, atiende y responde las preguntas de las personas que pretenden residenciarse en España. La cantidad de interesados que llega cada día tiene dimensiones de auditorio. “No puedo ocuparme de cada caso en particular, no terminaría nunca”, repite constantemente. En la sala se encuentran aproximadamente 70 personas.

El encuentro es una especie de foro en el que las inquietudes por conocer los procedimientos para emigrar a España es el tema común. Alguien pregunta sobre las cotizaciones en el Seguro Social y enseguida obtiene la respuesta:

“Quienes cobran pensión en Venezuela deben dejar a alguien cobrándola, mientras la tramita en España. Todos tienen garantizada la asistencia médica”.

Un joven arquitecto egresado de la Universidad Central de Venezuela pregunta: “¿Cuáles son las oportunidades de trabajo en mi área?”. El funcionario responde: “Hay cursos de repostería y otras cosas. Tienes que esperar que salga una vacante en el Servicio Público de Empleo Estatal y la homologación del título”. Una señora en el pasillo exclama: “Eso se va a llenar hasta los tequeteques. Allá hay comida, pero no hay trabajo”.

Durante 2015, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, 5.514 venezolanos demandaron un puesto de trabajo. En 2014 fue de 5.922, mientras que en 2013 alcanzó la cifra de 7.090. Hasta el año pasado 33.842 venezolanos estaban residenciados en España, 1.857 más que en 2014.

De estos, 8.665 tienen residencia de larga duración. En 2015 España otorgó la nacionalidad a 1.808 venezolanos, en 2014 este número no varió significativamente. Fue en 2013 cuando hubo 6.347 nacionalizaciones.

En los últimos años los venezolanos han hecho crecer las cifras de los boletines que emiten los servicios de emigración de varios países: solamente en el primer trimestre de 2015 entraron como trabajadores temporales 9.456 venezolanos a Colombia, 5.236 más que en 2014. La categoría de residencia alcanzó 3.840 durante 2015. Las cifras consolidadas de cédulas de extranjería expedidas a ciudadanos venezolanos han aumentado 548% en 7 años, indica el informe de Migración Colombia. Esta situación coloca a Venezuela como el país con la mayor cantidad de visas remitidas: 11.429 en 2014.

Un poco más hacía el sur del continente se encuentran las radicaciones venezolanas iniciadas en Argentina: En el primer semestre de 2015 realizaron 2.772, lo que representa una variación porcentual de 61,26 con respecto a 2014. Este aspecto fue el más importante reflejado en la tabla que publicó la Dirección Nacional de Migraciones de Argentina. Desde 2004 a 2015 se han aprobado 17.765 radicaciones.

Venezuela es también en Chile una de las comunidades migrantes de mayor magnitud, representa 1,9%, según el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. En 2014 entregó 2.258 visas estudiantiles, 4% adjudicado a venezolanos. El país destacó como la sexta región con más visas otorgadas en esa categoría. En total son 10.815 visas (estudiantiles, sujetas a contrato y temporarias) concedidas a venezolanos desde 2005 a 2014. Entre 2013 y 2014 la cifra anual se elevó de 1.463 a 2.874.

En Centroamérica, el Servicio Nacional de Migración de Panamá recibió hasta mayo de este año 2.475 permisos de residencias de venezolanos, de las cuales fueron aprobadas 1.708. El año pasado se solicitaron 7.526 y se concedieron 6.501. En 2014 fueron 2.794. En los últimos tres años Venezuela ha sido el primer país con más solicitudes presentadas ante el organismo panameño.


Calidad vs cantidad. Para el presidente de la Asociación Venezolana de Estudios de la Población, Emilio Osorio, lo que está ocurriendo es una “migración semiforzada ante las condiciones actuales”. Las consecuencias son múltiples. En primer lugar la ausencia de saberes: “Lo que están quedando son niños y la población adulta mayor que tiene restricciones de alimentos y medicinas; es decir, una calidad de vida, con serias limitaciones”.

Explica que se manejan varias cifras con respecto a la población migrante de Venezuela: “La Comisión Económica para América Latina y el Caribe  dice que son un poco más de 600.000, el Banco Mundial destaca que son 700.000 y otras que son cerca de 2.000.000”. La Organización Internacional para las Migraciones reconoce que la migración hacia el exterior desde Venezuela en

2015 fue de 606.281 personas: “1,9% de los todos los ciudadanos vivió fuera de su país de origen”.

Osorio considera que el porcentaje y la cifra no son tan importantes. Le preocupa el contenido formativo que se ha marchado: “Educar a 15.000 médicos podría significar 18 años de escuela. Son jóvenes que les costó al país y que no tiene un retorno económico para Venezuela. El retraso podría estar de 30 a 50 años”.

Explica que en el caso de otros países los migrantes se dirigen a sectores como la agricultura, la industria, el comercio, pero en Venezuela, además de eso, los profesionales dan clases en universidades extranjeras o se concentran en áreas de alta tecnología. “El país se ha venido abajo por lo que hemos perdido. Estamos saliendo de lo mejor y quedando con una población de adultos mayores. Eso tiene una incidencia en la realidad social. Dos generaciones de profesores están fuera del país”.

Un estudio realizado hace dos años por la Universidad Católica Andrés Bello indica que 30% de los jóvenes tiene aspiraciones de marcharse. A Osorio no le extrañaría que este porcentaje se haya incrementado.

Retornados. Pero no solamente los venezolanos emigran. Ciudadanos extranjeros residentes en Venezuela también se unieron a la ola migratoria.

Los españoles que se encontraban en la sala del consulado esperaban regresar a su país de origen tras solicitar la baja consular y la ayuda de emigrante retornado, que consiste en un subsidio que el gobierno de España da a sus nacionales que vuelven sin empleo ni ingresos. Su duración es de seis meses y se puede prorrogar dos veces.

Hasta 2012 el Ministerio de Empleo de España publicó cifras de españoles retornados. Desde el 2008 al 2012 contabilizaron 18.280 bajas consulares provenientes de Caracas. Según el Instituto Nacional de Estadísticas de España, a enero de 2016, 188.025 españoles residen en Venezuela.

Los ecuatorianos también comienzan a actualizar su documentación. Hace unas semanas, en la embajada de Ecuador en Caracas, Gladys Chávez, que tiene 16 años viviendo en Venezuela, esperaba su turno para gestionar los papeles para regresar a Quito. “No hay comida para mis hijas. Fui a pedir la bolsa de comida y estuve cinco horas para que me dieran un aceite, una pasta y un arroz. Cuando llegué en el 2000 trabajaba en casas, y aún así podía comprar dólares para enviar a mi familia. Hace dos años que no les doy nada. Ahora ellos me mandan a mí”, relata.

En la taquilla de recepción la funcionaria del consulado no paraba de atender tanto a ecuatorianos como a venezolanos. Una mujer no lograba entender la inestabilidad del monto para cancelar aranceles por concepto de renovación de pasaporte. “La tasa Dicom es fluctuante y los consulados nos regimos por eso. Hoy está a un precio y mañana en otro. ¡Estamos en Venezuela!”, intenta explicar la funcionaria. Al ser consultada precisamente sobre ciudadanos venezolanos en Quito, responde: “¡Uff! Ecuador está lleno de venezolanos”. En 2015 los venezolanos fueron la cuarta nacionalidad que más visitó Ecuador.