• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Exhiben límites entre público y privado en la red

Unos estudiantes descansan junto a la imagen de una joven, tomada de “Google Maps” como parte de la exposición “The Public Private” | AP

Unos estudiantes descansan junto a la imagen de una joven, tomada de “Google Maps” como parte de la exposición “The Public Private” | AP

Trasladar el concepto de privacidad virtual al mundo físico puede ser tan incómodo como revelador. Tal vez internet sosiegue a la gente con un falso sentido de seguridad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una imagen tras otra salpica la pared de la exposición de arte: fotos de jóvenes que ríen y beben, de un elefante, del abdomen de una mujer, quien apenas cubre sus senos con un brazo. Las fotos fueron tomadas de sus computadoras sin su conocimiento y gracias a un error tecnológico.

En una esquina, los visitantes pueden ordenar fotos de perfiles de usuarios de Facebook, que ni se enteran, a través de un sitio en internet que los organiza por género, país y adjetivos como "taimado", "engreído", "fácil de llevar". Es como si se tratara de un sitio de citas online, cuyos participantes no saben que están inscritas en él.

Los trabajos son parte de "The Public Private", una exposición de arte que explora las fronteras y áreas grises de la privacidad en internet, vigilancia y recopilación de datos en la era de Facebook y Google. Las piezas cruzan las fronteras entre lo privado y lo público, todo a través de la lente de la tecnología. Pero los límites nunca son claros, si es que acaso existen, y eso puede ser inquietante.

Su curadora, Christiane Paul, espera que los visitantes se vayan con preguntas. El objetivo de la muestra, dice, no es declarar universalmente a Facebook malo o el diablo de las redes sociales, sino hacer que la gente piense. Después de todo, sólo han pasado nueve años desde que nació Facebook y seis desde el surgimiento de Twitter; por eso el arte explora las redes sociales como un sujeto que apenas está emergiendo.

"No creo que el arte dé alguna respuesta", dijo Paul, curadora adjunta en el Museo Whitney de Arte Estadounidense y profesora de estudios de medios de comunicación en The New School, donde la exposición permanecerá hasta el 17 de abril.

De hecho, trasladar el concepto de privacidad virtual al mundo físico puede ser tan incómodo como revelador.

Tal vez internet sosiegue a la gente con un falso sentido de seguridad. Por ejemplo, publicar algo en Facebook puede percibirse como un acto más privado que gritarlo en una ruidosa calle, aunque la realidad sea que al colocarlo en la red social tal vez llegue a cientos o miles, o tal vez hasta millones de personas.

"Realmente estamos viviendo en una situación donde no sabemos qué queremos tener como público", opinó Paolo Cirio, uno de los artistas que exponen. "No sabemos qué es público y qué no. Es un momento de confusión para mucha gente. La siguiente generación ya tiene otra idea de la privacidad".