• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Escultura evocó vuelos de "La Guacamaya"

El monumento conmemora la aventura con la que 2 pilotos venezolanos conmemoraron los 500 años del descubrimiento de América

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 16 de diciembre de 1992, después de 33 horas de vuelo, Francisco Pacheco y Tomás Spanier bajaron del helicóptero "La Guacamaya" con mucho frío. Salieron de Macuro, en el estado Sucre, y llegaron 7 días después a Palos de la Frontera, en España. La intención era celebrar los 500 años del descubrimiento de América con un recorrido de la ruta de Colón, pero a la inversa.

Pacheco ­dedicado a la aviación desde hace 32 años­ recuerda esa aventura con orgullo: después de meses de preparación, su helicóptero atravesó por primera vez el océano Atlántico, en un viaje para celebrar las raíces del continente.

"Quisimos decir a los españoles: `Aquí les traemos los espejos para que nos lo cambien por oro’. Era una forma de hacer el trayecto a la inversa", dice. Justamente, para conmemorar los 20 años de esta hazaña y otros viajes se develó ayer la escultura Espíritu de La Guacamaya en el helipuerto Ávila, que se encuentra en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho.

La obra, diseñada por Pacheco, consiste en una réplica de la aeronave de colores vivos suspendida sobre un globo terráqueo. Pacheco afirma que la idea de la escultura es dejar un recuerdo de su aventura que, señala, fue un récord mundial: recorrieron 5.413 kilómetros en el aire y 715 kilómetros en un buque.

El piloto asegura que en Palos de la Frontera, en España, hay una plaza que conmemora el viaje, pero en Venezuela no había hasta entonces ningún monumento que hiciera referencia a "La Guacamaya".

La idea inicial era construir una plaza en El Hatillo y colocar la escultura, indica Pacheco, pero el proyecto no se ha concretado porque la alcaldía no ha dado todos los permisos.

La obra se mantendrá en el helipuerto mientras se consigue un lugar definitivo. El año próximo la llevarán a algunas exposiciones para dar a conocer la historia del helicóptero.

Guacamaya perdida. Pacheco y Spanier adquirieron el helicóptero en la década de los ochenta e hicieron muchos viajes, entre ellos, uno de 13 horas desde Fort Lauderdale, en Estados Unidos, hasta Maiquetía, unos meses antes del trayecto a España.

Después de esa travesía, vendieron "La Guacamaya" y en ese período fue usada para el rescate de víctimas de la tragedia de Vargas de 1999 ­en ese entonces ya no estaba pintada con colores vivos­. En 2001, Pacheco y Spanier la recuperaron y un año después la aeronave fue robada. Pacheco dice que se la llevaron a Colombia y no la vieron más.

"La escultura es en honor a ella, a "La Guacamaya". Nosotros hacemos la historia y quisimos que quedara documentada la existencia de ese helicóptero. Yo me siento muy orgulloso", dice el piloto.