• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Escombros de obras de la alcaldía taparon alcantarillas en Catia

La acumulación de escombros por asfaltado en Catia ocasionó que se taparan los drenajes | Foto William Dumont

La acumulación de escombros por asfaltado en Catia ocasionó que se taparan los drenajes | Foto William Dumont

El despacho de Jorge Rodríguez no acudió al sitio donde la lluvia arrastró carros, motos y enseres. Los propios vecinos recogieron el lodo y destaparon los sumideros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El lunes amaneció soleado, pero el olor putrefacto que emanaba de las alcantarillas dio los buenos días a los vecinos de Catia y anunciaba un problema que sigue latente: la falta de mantenimiento a los drenajes. Ya la lluvia no era el problema para los habitantes de la zona, sino los escombros que tapizaban las calles y el lodo que aún quedaba en las casas producto de las lluvias del sábado.

Vecinos denunciaron que la falta de mantenimiento de las alcantarillas y drenajes, aunado a la acumulación de escombros producto de un trabajo de asfaltado que realiza la Alcaldía de Caracas en la calle Panamerican, frente a la estación del Metro Plaza Sucre, fue lo que ocasionó que las los drenajes se tupieran y las lluvias inundaran esa zona de Catia y arrastraran los peñones de asfalto por todas las calles aledañas

Yolanda Becerra tiene un kiosco para vender periódicos en la calle Panamerican desde hace cuatro años. Con la lluvia del sábado se le dañó una nevera y perdió mercancía. Asegura que cada vez que llueve en las calles se forman lagunas, pero acota que desde el Cordonazo de San Francisco de 2010 no se inundaban las casas de Nueva Caracas como sucedió el fin de semana.

Algunos habitantes amanecieron sin luz y otros sacando la tierra de los locales, después de que el sábado motos y carros fueron arrastrados por el agua. Ningún funcionario de  la Alcaldía de Caracas acudió al lugar para ver los daños ocasionados ni a recoger los escombros del trabajo inconcluso.

Lino Moleiro tiene 40 años viviendo en la zona. Junto con sus familiares y vecinos compraron bolsas para recoger la tierra que dificultaba el tránsito de los carros. Al mediodía tenían recogidos en la acera 10 sacos llenos de lodo. De 46 alcantarillas, solo una está drenando el agua porque los habitantes de la zona se dedicaron a sacar los residuos que la tenían tapada.

El Hospital Ricardo Baquero González, mejor conocido como Periférico de Catia, no escapó del problema. El plan de contingencia se limitó a colocar sacos de arena frente a entrada de la Emergencia para evitar que el agua se colara por la puerta. Betty Guerrero tiene a su padre hospitalizado. Relató que el sábado las luces estaban intermitentes y tanto enfermeras como personal de limpieza trataban de sacar el agua, pero los intentos fueron en vano: estacionamiento, morgue, ambulancias y sala de emergencia quedaron anegadas con una laguna que tenía de un metro de altura.

Personal del centro denunció que las lluvias han inundado el hospital en dos oportunidades este mes, por lo que pidieron la limpieza de las alcantarillas. Con tapa bocas, desinfectantes, mopas y haraganes trataban de desinfectar la sala de emergencia.