• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Escasez de suministros retrasa los diagnósticos de cáncer

Un año con fallas en el inventario de parafina tienen los laboratorios de Anatomía Patológica | Foto: Ernesto Morgado

Un año con fallas en el inventario de parafina tienen los laboratorios de Anatomía Patológica | Foto: Ernesto Morgado

Advierten que la supervivencia de los pacientes puede verse comprometida debido a falta de materiales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alrededor de 12.000 pacientes anuales cuyos análisis se realizan en el Instituto Anatomopatológico Dr. José O’Daly, de la Universidad Central de Venezuela, podrían verse afectados a raíz de que el pasado miércoles se suspendió la recepción de biopsias para detectar el cáncer.

Una autoridad de la Facultad de Medicina de la UCV, que prefirió no ser identificada, precisó que la falta de inventario de parafina ‹sustancia importada, que no está llegando al país y que es necesaria para evaluar la gravedad de un tumor‹ obligó a cerrar temporalmente el proceso de diagnóstico oncológico. Refirió que ese problema se ha venido presentado todo el año.

Detalló que el Ejecutivo nacional aprobó 200 kilos de parafina ‹de los 600 kilos que fueron solicitados para cubrir por lo menos un semestre‹, cantidad que les será entregada la semana próxima. La fuente advirtió que lo aprobado solo alcanzará hasta diciembre.

El ex presidente de la Sociedad Venezolana de Anatomía Patológica y miembro de la Academia Nacional de Medicina, Enrique López Loyo, asegura que un retraso en el diagnóstico oportuno disminuye la posibilidad de vida de los pacientes, cuya supervivencia puede mermar a niveles inferiores a 40%.

López Loyo expresó su preocupación por la gran cantidad de pacientes de todo el país que atiende el instituto. Cuenta que desde la década de los noventa es el centro de referencia nacional en materia patológica. “Es el reflejo de lo que está pasando en todos los centros de salud del país porque todos dependen de la provisión del Estado. Los diagnósticos van a migrar a los centros privados, pero allí los inventarios también están fallando y los costos son altísimos. Predijimos que aproximadamente en tres meses comenzaría una crisis inevitable y justo en octubre se está cumpliendo. Para diciembre va a colapsar la patología privada”, aseguró.

La presidente de la Sociedad Venezolana de Oncología, Loretta Di Giampietro, considera que las fallas para conseguir una herramienta básica de la anatomía patológica, como es la parafina, abren la posibilidad de que se presente un cuadro muy grave. Advierte que en condiciones normales un diagnóstico puede entregarse en un mes, en el caso de los institutos públicos, mientras que con la escasez de esa sustancia el resultado puede demorarse en salir dos meses o más.

Se intentó consultar a voceros del Programa Nacional de Oncología, adscrito al Ministerio de Salud, pero expresaron que desconocían la situación.

Presupuesto agotado

El académico Enrique López Loyo advirtió que la parafina no es el único elemento desaparecido de los laboratorios. Lo mismo ocurre con todos los reactivos que tienen que ver con las coloraciones y la fijación, necesarios para analizar el corte de los tejidos que serán evaluados por el patólogo.

“El presupuesto para eso está agotado. Todo esto detiene el proceso: el paciente se va a operar y no hay recursos para el diagnóstico porque no hay reactivos. Tampoco puede tratarse porque no hay áreas de radiación”. Además hay fallas en el despistaje de cáncer de mama porque algunos mamografos no están operativos.

La cifra

40% es el nivel de supervivencia de un diagnosticado con cáncer de manera tardía, afirma el ex presidente de la Sociedad de Anatomía Patológica, Enrique López Loyo.