• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Escasez de reactivos impide tratar males de la tiroides

El yodo radiactivo es importado de Argentina, Canadá y Alemania | Cortesía

El yodo radiactivo es importado de Argentina, Canadá y Alemania | Cortesía

El yodo radiactivo 131, usado para diagnóstico y tratamiento, no se consigue desde hace una semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El yodo radiactivo 131, reactivo usado para el diagnóstico y tratamiento del cáncer de tiroides, los neuroblastomas y el hipertiroidismo está escaso desde que inició el año.

El material debe ser importado cada siete días. Sin embargo, las dos empresas encargadas de traerlo al país no han recibido las divisas necesarias para adquirirlo.

René Ayala, gerente de ventas de Suradi, una de las dos empresas importadoras del insumo en el país, señaló que la paralización de la importación comenzó al final de 2013.

“Tan pronto haya mecanismos para hacer la importación podremos resolver el problema. Este producto decae en el tiempo y no se puede almacenar, por eso se importa semanalmente. Hemos conversado con el Ministerio de Salud y mostraron preocupación para solucionar la situación”, expresó.

Simón Thielen, director de la empresa Gammanet, señaló que desde hace seis meses no traen el reactivo al país debido a los problemas para la obtención de divisas.

“Nosotros no tenemos acceso a Cadivi y los dólares del Sitme los asignaban de vez en cuando. Una sola dosis de yodo traída de Argentina cuesta 250 dólares aproximadamente. El producto no está exento del Impuesto al Valor Agregado y hay que nacionalizarlo”, dijo.

Thielen detalló que cerca de 30 centros de salud entre públicos y privados usan el químico para diagnosticar y tratar el cáncer. Advirtió que a partir de la próxima semana paralizarán la importación de tecnecio radiactivo, material usado para diagnosticar tumores cancerígenos. Señaló que el químico también tiene una vida útil de apenas una semana.

“Cuando llega hay que usarlo de una vez. Dura escasamente unas seis horas al desempacarlo. No se puede almacenar”, declaró.

Los usos. El físico médico Omar Arias, profesor de la especialidad de Medicina Nuclear en la Universidad Central de Venezuela, señaló que el yodo radiactivo 131 aplicado en bajas dosis sirve para diagnosticar cáncer tiroideo, entre otras patologías. Las dosis altas son aplicadas para frenar el avance del mal.

“Los pacientes no pueden esperar, no se puede adaptar su tiempo al tiempo de respuesta del gobierno”, dijo.

Arias, que denunció hace año y medio la falta de contratación de los servicios de mantenimiento de los equipos de radioterapia públicos en el país, indicó que el yodo radiactivo 131 es importado de Argentina, Canadá y Alemania.

“El yodo es generado a partir de un reactor nuclear. Venezuela tiene convenio con varios países para importarlo. Solo hay dos empresas que lo traen, pero no les dieron los dólares. No hay otra forma de que llegue al país. Sin el yodo no se pueden hacer estudios ni brindar el tratamiento adecuado para cáncer de tiroides”, señaló.