• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Enfermos del corazón deben comprar insumos para operarse

Las intervenciones cardiovasculares en los hospitales dismuyeron por falta de insumos | Cortesía

Las intervenciones cardiovasculares en los hospitales dismuyeron por falta de insumos | Cortesía

La escasez está enlutando a familias de pacientes cardiovasculares que aguardan ser intervenidos en esos centros de salud. En el Pérez Carreño, de una lista de 40 en espera, han muerto 10

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el Hospital Pérez Carreño había esta semana una lista cercana a los 400 pacientes que necesitaban una cirugía cardiovascular. Los médicos comenzaron a depurar el directorio de espera y llamaron a cada paciente. En los primeros 40 contactos que hicieron, se enteraron que 10 habían fallecido.

 Los pacientes de ese hospital llevan hasta dos años esperando ser intervenidos, debido a la escasez de materiales quirúrgicos y medicamentos que también afecta a los 400 enfermos que aguardan en el Hospital Universitario de Caracas y a los que se atienden en el Militar Carlos Arvelo, que son los únicos del sector público que hacen estas intervenciones en Caracas.

 Aunque las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en Venezuela con 30.467 fallecimientos, según el último anuario de mortalidad que se publicó en 2012, las intervenciones quirúrgicas disminuyen año tras año. En el Pérez Carreño, por ejemplo, hace 2 años operaban 200 pacientes durante los 12 meses, pero el año pasado las intervenciones bajaron a 80. Hace dos meses en el Universitario de Caracas los médicos declararon un cierre técnico del Servicio de Cirugía Cardiovascular debido a equipos dañados y la falta de suministros. De 200 operaciones con estas patologías hace dos años se bajó a 40 intervenciones en el transcurso de 2015.

Un médico del Pérez Carreño, que prefirió no ser identificado, precisó que solo se hacen dos intervenciones cardiovasculares los días martes y jueves, pero los beneficiados deben conseguir una lista de insumos por su cuenta para luego buscarle un cupo en quirófano. Deben comprar desde equipos descartables de un solo uso, bandejas de tubo, oxigenadores de membrana, hemoconcentradores y hemoclips para sostener las arterias, hasta el medicamento Protamina para revertir el efecto del anticoagulante, porque no hay en el hospital.

Los médicos denunciaron que los diagnósticos se complican en el área de emergencia porque tampoco hay contrastes para la hemodinamia.

“Tenemos que mandar tratamientos paliativos mientras tanto, pero si pasa mucho tiempo las probabilidades de morir en la intervención son de 90%. La carga emocional es muy grande”, comenta uno de los cardiólogos tratantes.

La escasez también es un denominador común el HUC. Jesús Velásquez, presidente de la Sociedad de Médicos Residentes e Internos del HUC, explicó que solo están programadas 4 operaciones para la próxima semana debido al cierre técnico y porque estos pacientes lograron conseguir 90% de los insumos para ser intervenidos a principios de año. El kit para ser operados contiene un tubo de tórax, pleurovac, suturas, protamina y nitroglicerina y tuvo un costo de 200.000 bolívares que cada paciente tuvo que pagar.

Min Salud prometió que en septiembre el servicio de Cirugía Cardiovascular se reabrirá.

Importadoras sin insumos

En el país solo hay tres casas comerciales que importan los materiales descartables para las cirugías cardiovasculares: una en Valencia, estado Carabobo; y dos en Caracas. Desde el año 2014 no llegan al país los materiales. Ya no venden solo por lote a las clínicas y hospitales, sino que también atienden a personas particulares que buscan por su cuenta los materiales que requieren para ser operados.

Una de los importadores manifestó que tenía a 50 personas, pacientes de los tres hospitales donde se hacen las operaciones, que esperan desde hace un año por estos suministros que no han podido adquirir.

Un trabajador de una de las importadoras de Caracas manifestó que en 2014 trabajaron con insumos comprados en 2013 y este año simplemente no hay negocio posible en el país.

Antonio Orlando, miembro de la junta directiva de la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos de Laboratorios y Afines, denunció otra vez que desde principios de año no llegan suministros de ningún tipo. La deuda en este sector de equipos médicos es de 350 millones de dólares.

Pocas opciones para clínicas

La buena noticia es que llegaron a los hospitales, luego de unos meses, los marcapasos (dispositivos electrónicos para estimular al corazón) y stent (prótesis que ayuda a corregir el estrechamiento de las arterias), pero el suministro es irregular. Para el HUC llegaron 730 stent y 850 marcapasos desde hace 3 meses, pero aún permanecen en el Ministerio para la Salud. El abastecimiento puede durar año y medio en este centro de salud.

Sin embargo, las importaciones de estos aparatos en los centros privados se dificultan por la falta de divisas. César Ochoa, cirujano cardiovascular de Clínicas Caracas y HUC, explicó que en las clínicas privadas los pacientes deben correr con la suerte de que el stent que necesitan sea del diámetro que hay en almacenes y que haya dotación de marcapasos si hay una emergencia.

Acotó que solo hay suministro de una sola casa comercial de las tres que importaban los aparatos, pero solo hay de uno y dos cables. Si el paciente tiene una insuficiencia cardiaca congénita severa o arritmia severa no tienen resincronizadores, que son los dispositivos más sofisticados de todos para ayudar a vivir a este paciente.

Bingen Amezaga, médico de la Clínica Santa Sofía, manifestó que hubo escasez en enero y febrero de estos aparatos. “Quien los necesitó probablemente murió. Esas son muertes silenciosas que pasan inadvertidas y casi no hay en el país los resincronizadores, al menos que los pacientes los traigan de forma individual de Panamá y la compra es en dólares, pero el problema perjudica a la gente pobre”, precisó el especialista.