• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Empresario venezolano se declara culpable de fraude y lavado de dinero

Claudio Osorio, que llegó a integrar la lista Fortune 500 y en su momento fue elegido empresario del año por Ernest & Young, ahora se enfrenta a una condena de hasta 30 años de prisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Claudio Osorio, un conocido hombre de negocios venezolano residente en Miami, se declaró culpable de delitos relacionados con fraude de 50 millones de dólares y lavado de dinero, informó hoy la Fiscalía del Distrito Sur de Florida.

Osorio, que llegó a integrar la lista Fortune 500 y en su momento fue elegido empresario del año por Ernest & Young, fue detenido el pasado diciembre.

Ahora se enfrenta a una condena de hasta 20 años de prisión por el delito de conspiración para defraudar y de hasta 10 años más por el de conspirar para lavar dinero.

Sin embargo, es previsible que su declaración de culpabilidad le ayude a reducir la pena final, que se espera que se dará a conocer a comienzos del próximo mayo.

El empresario, de 54 años, fue detenido después de que su empresa, Innovida Holdings, especializada en la edificación de viviendas prefabricadas, entrara en bancarrota.

La investigación realizada por las autoridades llevó a la detención de Osorio, a quien acusaron de estafar a vecinos acaudalados del lugar donde residía, en la exclusiva Star Island, en Miami Beach.

Entre otras celebridades a las que supuestamente estafó figuran el famoso ex jugador de la NBA Alonzo Mourning y el general retirado Wesley Clark, quienes participaron en una campaña de recogida de fondos para la construcción en Haití de casas a precio asequible.

Según documentos judiciales a los que tuvo acceso Efe, el conglomerado de empresas formado por Innovida "supuestamente se había expandido rápidamente y con fuerte respaldo financiero por EE UU, Emiratos Árabes, Alemania, Angola y Tanzania", entre otros países.

Osorio y su jefe financiero, Craig Toll, fueron acusados de crear una red para defraudar y obtener dinero y propiedades por medios falsos y fraudulentos.

La compañía fabricaba paneles de fibra para el sector de la construcción residencial, comercial y gubernamental. Con ellos se podían levantar estructuras sin necesidad de cemento, acero o madera.

Entre 2007 y 2010 logró recaudar unos 40 millones de dólares de una decena de inversores. Esos fondos, según la Fiscalía, los usó "para su beneficio personal y el de sus cómplices y para mantener su estructura fraudulenta".

Además, obtuvo un préstamo de 10 millones de dólares en fondos públicos para financiar la construcción de medio millar de viviendas en Haití para familias desplazadas por el terremoto que devastó la isla en 2010.

Según la Fiscalía, Osorio mintió sobre su compañía y ofreció documentación falsa para lograr ese préstamo y el dinero lo usó para pagar a los inversores a los que debía dinero, así como "su propio beneficio y el de sus cómplices, así como para fomentar el fraude".

El empresario cayó en desgracia tras las numerosas demandas civiles que tuvo que afrontar en los tribunales en los pasados cuatro años e intentó acogerse al capítulo 11 de la ley estadounidense que regula la quiebra, pero un juez le negó esa opción y ordenó la liquidación de Innovida.

Además, fue despojado de sus bienes personales, incluida su mansión de Star Island, que fue vendida en una subasta pública por 12,7 millones de dólares para pagar deudas.