• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Elaborar pesebres es una tradición en familias trujillanas

Pesebre / EFE

Pesebre / EFE

En las comunidades representa una ocasión para unir a los vecinos, quienes se entusiasman para colocar el nacimiento como elemento fundamental de la decoración de la calle o vecindario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La elaboración de pesebres es una de las tradiciones navideñas más arraigadas en las familias trujillanas, quienes se reúnen para construir esta representación del nacimiento del Niño Jesús y sumarse.

En las comunidades también es una ocasión para unir a los vecinos quienes se entusiasman para colocar el nacimiento como elemento fundamental de la decoración de la calle o vecindario.

Bolsas de papel pintadas con una mezcla de colorantes, fécula de maíz y agua, se usan para semejar el cielo y las montañas que rodean al establo donde las figuras de María, José, la mula y el buey, custodiados por el Ángel Gabriel, esperan "la llegada del Niño Jesús", imagen que es descubierta el 24 de diciembre a la media noche y representa uno de los momentos más emotivos sobre todo para los pequeños de la casa que lo asociación a la llegada de los regalos.

La escarcha, brillantina, pequeñas piedras pintadas, casitas de cartón, ovejas, pastores, y por supuesto muchas luces, son otros componentes del pesebre de la gran mayoría de los hogares, donde la creatividad varía en la elaboración de este componente navideño, cuyol eje central es justamente ese rincón reservado para el nacimiento del Niño Jesús.

Uno de los pesebres más emblemáticos es el de la Trujillanidad, colocado en el parque del mismo nombre, a la entrada del municipio Trujillo (capital), el cual a partir de la noche de este 1 de diciembre captará la atención de propios y visitantes cuando oficialmente quede inaugurado con el encendido de luces.

La alcaldesa de esta jurisdicción, Luz del Valle Castillo, invitó al pueblo a participar en esta tradición trujillana, con la cual se comienza la celebración de la llegada de diciembre y de la Navidad en el municipio capital.

A esta tradición de elaborar el pesebre, la acompañan al igual que en la mayoría de los hogares venezolanos, la decoración de otros espacios de las viviendas, que primeros son pintadas para darle un aspecto más limpio.

Usar ropa nueva y dar regalos, especialmente para los niños, es otra de las costumbres que aún se conservan hasta en los hogares más humildes, y cuando esos aspectos de decoración, ropa y calzados están listos, comienza la organización de lo que será la cena navideña, momento que sirve para la reunión y el compartir familiar, pues cada miembro participa en la elaboración de los diferentes platos navideños.

Es así como diciembre representa para las familias, y especialmente en Trujillo se conserva esa tradición, la época de la alegría, la unión y hasta la renovación de la fe.