• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Drepanocíticos reclaman apoyo gubernamental

Banco de Sangre / Omar Veliz/El Nacional

Banco de Sangre / Omar Veliz/El Nacional

Cerca de 25.000 personas en el país padecen enfermedades de la sangre. La escasez de reactivos y sueros impide su tratamiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cerca de 25.000 personas en el país padecen de drepanocitosis o de talasemia, enfermedades de la sangre que pueden incapacitar o causar la muerte si no son atendidas debidamente.

Pese a la incidencia de los padecimientos y los altos costos de su tratamiento, ninguna es concebida como un mal de incidencia pública. Por el contrario, quienes las padecen viven a diario la escasez de reactivos, de soluciones fisiológicas y de centros especializados para paliar las crisis dolorosas que causan.

Yolimar Quiñones, diagnosticada con drepanocitosis a los seis meses de nacida, narró que en los hospitales públicos cada vez es más difícil hallar soluciones fisiológicas al 0,45% o 5%, las únicas que tolera su sistema sanguíneo.

“A nosotros nos hidratan con soluciones específicas, no puede ser cualquier suero porque nos crea complicaciones, pero no se consiguen en hospitales ni en farmacias. Casi siempre los buscamos hasta hallarlos, pero si es algo grave nos colocan el que menos daño nos haga”, dijo.

Adicionalmente, los exámenes que se deben realizar anualmente para controlar la enfermedad, como el eco dopler transcraneal, solo se realiza en servicios privados, pues el gobierno no posee los equipos en ningún servicio sanitario.

“Yo tomo un tratamiento de por vida, que incluye calmantes. Eso permite que nos atendamos en casa la mayor parte del tiempo, pero cuando se presenta una crisis el gasto puede ser de hasta 8.000 bolívares en un solo día porque todo hay que comprarlo. Anualmente hay que hacerse exámenes como el eco dopler transcraneal, pero no hay equipos en centros públicos. Una sola una clínica en el país lo realiza”, precisó.

Sin banco de sangre. Madelyn González, presidente de la Asociación Venezolana de Pacientes con Drepanocitosis y Talasemias, señala que la situación se agrava con la crisis que atraviesa el Banco Municipal de Sangre, centro piloto para el diagnóstico y control de ambos padecimientos. Explicó que la mayoría de los pacientes requieren transfusiones periódicas, normalmente de sangre preparada genéticamente para hacerla lo más parecida a la de cada enfermo y evitar la creación de anticuerpos, pero la falta de reactivos de laboratorio necesarios para las transfusiones complica la atención de las personas.

“Algunos pacientes requieren transfusiones cada 15 o 20 días, pero no hay reactivos para realizar los análisis de la sangre. Si no se hacen pueden causarles daños colaterales. El banco tampoco tiene suficientes bioanalistas. Esta es una de las enfermedades genéticas más comunes del país, pero el principal centro de atención de los pacientes no tiene recursos para atenderlos”, señaló.