• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Distribuidor Baloa se inauguró sin defensas y con daños a la comunidad

En el distribuidor Baloa se creó un acceso a La Línea que aún está inconcluso y la entrada está bloqueada con defensas improvisadas | Foto: Williams Marrero

En el distribuidor Baloa se creó un acceso a La Línea que aún está inconcluso y la entrada está bloqueada con defensas improvisadas | Foto: Williams Marrero

Vecinos del barrio Caruto en Petare denunciaron que los robos se incrementaron en la zona desde que se hizo la prolongación debido a que no hay seguridad ni iluminación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cinco casas del barrio Caruto, en Petare Sur, quedaron con las paredes agrietadas luego de la inauguración, el 7 de diciembre pasado, del distribuidor Baloa o prolongación de la avenida Río de Janeiro en Petare. Además sus viviendas quedaron vulnerables a atracos porque no hay iluminación ni seguridad en la nueva vía.

Las familias acudieron al Metro de Caracas para denunciar los daños a sus propiedades. Manifestaron que ingenieros de la empresa estatal fueron dos veces a inspeccionar las edificaciones, pero no dieron respuestas sobre el diagnóstico ni indemnizaciones a futuro.

“Desde que se hizo el distribuidor se agrietaron nuestras casas, se rompieron tuberías y los motorizados se meten a las calles del barrio a toda velocidad. El Metro no nos da respuesta sobre los daños causados”, expresó Sandra García, vecina del barrio Caruto.

Otro de los problemas que se sumaron a los vecinos de las zonas aledañas es que se incrementaron los hurtos dentro de las viviendas. Desde diciembre se han reportado dos casas violentadas porque el distribuidor facilita el acceso a los linderos de las viviendas.

“Desde hace 15 días vivimos estresados porque se están metiendo a las casas desde el distribuidor. Hoy amanecí con mi negocio violentado. Se robaron 2 iPhones, cornetas y dinero y nadie me responde”, denunció Cindy López, comerciante y vecina de la zona.

Arreglos improvisados. Aún las defensas del distribuidor no están construidas y algunas improvisadas impiden el paso de los carros a La Línea de Petare. Los transeúntes deben sortear los obstáculos de los escombros que todavía permanecen en las aceras.

Los obreros que trabajan en el proyecto aseguran que esta semana deberían estar concluidas las obras de las defensas, pero la entrada a La Línea aún no tiene fecha para comenzar a construirla.

Personal del Metro obstaculizó la vía con unas defensas improvisadas debido a que los motorizados utilizaban el acceso aún sin terminar para entrar al barrio Caruto a altas velocidades y atropellaron a dos vecinos. Los ingenieros solucionaron el inconveniente bloqueando la entrada recién construida y colocando dos policías acostados en la calle peatonal para obligar a los motociclistas a disminuir la velocidad.

Esta obra vial de 400 metros prometió ganar una segunda entrada a la zona que se suma a la que existía en la redoma de Petare y se evaluó que transitarían cerca de 24.000 vehículos. El distribuidor beneficiaría a los vecinos de Maca, barrio Unión, Nazareno, El Morro, San Blas, Campito y Mirador de El Cafetal, y quienes circulan hacia Petare Norte, la zona colonial y Palo Verde o los que van hacia La Urbina o La California.

Sin estudios de impacto vial

Las 14 obras de vialidad que se realizaron en la ciudad prometieron disminuir hasta 75 minutos de cola para los transeúntes. Celia Herrera, presidenta de la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad, explicó que todavía no hay un estudio que evidencie cuáles fueron las mejoras en el tránsito de vehículos. Herrera especificó que los puentes que se construyeron sobre el río Guaire son soluciones provisionales. Explicó que la única obra con beneficios son la ampliación de la autopista Francisco Fajardo y el elevado de Los Dos Caminos.