• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Director de Salud del Distrito Capital admitió crisis en hospitales

Earle Siso, director de Salud del Distrito Capital, acudió a una asamblea en el Hospital Magallanes de Catia

Earle Siso, director de Salud del Distrito Capital, acudió a una asamblea en el Hospital Magallanes de Catia

El funcionario denunció corrupción en la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario en visita al Hospital Magallanes de Catia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El director de Salud de Distrito Capital, Earle Siso, se paró en el auditorio del Hospital José Gregorio Hernández de los Magallanes de Catia frente a sus trabajadores y confesó: "Este es un hospital tipo IV  sin radiología, sin laboratorio, sin terapia intensiva y sin profesionales. Esto es un parapeto", y lo igualó a la Maternidad Hugo Chávez de El Valle.

Siso se excusó diciendo que tiene 30 días en el cargo: "Hay que aceptar los problemas heredados de la mala gerencia que hubo en el Ministerio de Salud", para luego espetar que hay corrupción en la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario. "Hay una vaina que se llama Fundeeh que es la crisis del robo y la inoperancia en el país (sic)". Aseguró que el ente está intervenido.

La coordinadora de Radiología removida de su cargo el 18 de abril, Elide Castillo, informó que se llevó un intensificador de imagen al Hospital General de Lídice porque tenía una tarjeta y un cable dañados, pero se dejó en otro centro como un préstamo, pese a las carencias. Dijo que no hay médico radiólogo, tomógrafo ni mamógrafo. Solo funciona el Rayos X.

Las hemoterapistas denunciaron atropellos porque el director les envió el Sebin y las acusó de traficar sangre. Alegaron que cambiaban dos bolsas de sangre por tubos de ensayo y guantes con otro centro de salud, debido a la escasez.

El balance es que de siete quirófanos, solo dos funcionan, no hay terapia intensiva ni para adultos ni para neonatos. De siete ascensores, uno solo está operativo, hay filtraciones y 64 bolsas de sangre están almacenadas sin poder transfundirlas a los pacientes, pues se carece de reactivos para hacer exámenes de serología.

Todos pedían la destitución del director del hospital, Mario Laya, quien estaba a su lado anotando en un papel doblado en al menos ocho partes cada vez que Siso le hacía observaciones y los trabajadores aplaudían.

"Hay una crisis histórica. No es política, social o económica. Menos mal está lloviendo y ahora vendrá el otro problema, pero al revés", dijo Siso. Al terminar la reunión, prefirió no hablar de crisis humanitaria, sino de antigüedad de infraestructura. Justificó el retardo de abastecimiento de medicinas por trámites burocráticos y recordó que se trabaja en una droguería nacional y en un Sistema Único de Salud que agrupe al ministerio, Barrio Adentro y la farmacia de alto costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

Siso anunció que "desde hace unas semanas llegaron soluciones y otros insumos", excepto algunos rubros como anticonvulsivantes, y dejó de enumerar.

Por contaminación de parturientas en la Maternidad Concepción Palacios se creó un comité para evaluar la infraestructura. Prefirió omitir la mortalidad neonatal, puesto que las estadísticas las tiene la Dirección de Hospitales, pero nombró la falta de camas para neonatos.

Instó a los trabajadores a tener el viernes las deudas de los empleados para cubrir pagos y activar la comisión médica que no se ha reunido con el director. "Hay que montar el caucho con el carro andando", concluyó.