• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Mientras viva regresaré siempre a la Cota Mil”

En la Cota Mil, San Nicolás llega todos los años al comenzar diciembre. El tráfico se hace más fuerte debido a los curiosos que desean compartir con el personaje / Foto: Twitter

Santa abrió la temporada navideña/ Foto: Twitter

Como es costumbre desde hace una década, Ramón Canella se vistió de San Nicolás y salió de madrugada a saludar a los conductores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde las 4:45 am Ramón Canella estaba, como acostumbra, de traje rojo, botas negras y gorro de borlas blancas para recordarles a los conductores que llegó la Navidad.

Es catalán y tiene 80 años de edad, de los cuales tiene 63 viviendo en Venezuela. Desde hace una década acostumbra a vestirse de Santa. Asegura que nada en el mundo logra colmarlo tanto de alegría como ser Papá Noel cada 1º de diciembre.

“Sé que tengo limitaciones por mi edad, pero mientras viva regresaré siempre a la Cota Mil. No hay dinero que pueda darme la felicidad que experimento durante las cuatro horas que estoy allí. Me tiran besos, abrazos y la gente quiere retratarse conmigo”, relata Santa.

Canella escogió la avenida Boyacá porque le quedaba cerca de su casa. Ahora que vive más lejos le pide a un vecino que lo lleve de madrugada a una explanada, a pocos metros de la salida de Boleíta, donde hace sonar sus campanas. Sabe que causa tránsito y molestia en algunos conductores, pero cree que solo una minoría se incomoda.

“Apenas 1% se queja y se excede con las palabras. Yo los bendigo porque aquí soy feliz, y la gente al recibir mi alegría es más feliz todavía”, dice Santa.

Como cualquier habitante de Venezuela, Canella conoce los problemas sociales que afectan a toda la población: escasez de medicamentos y alimentos, inseguridad, entre otros; pero asegura que ninguna de esas circunstancias pueden acabar con la Navidad.

“Aun cuando estemos pasando una crisis muy grave, estoy seguro de que saldremos adelante. El Señor nos ayudará”, reitera, quien dice que ha superado muchos sufrimientos en su infancia y que ahora se siente en la obligación de agradecer a Dios.



ditriago@el-nacional.com