• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Despedida entre afectos

En el Cementerio del Este, durante los actos velatorios, se repetían los comentarios sobre el temperamento de andino galante, valiente y generoso que tuvo, en vida, Simón Alberto Consalvi

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siempre alegre. De mente joven y versátil. Nunca molesto.

Hará mucha falta. Era una guía de luz, un faro. En el Cementerio del Este, durante los actos velatorios, se repetían los comentarios sobre el temperamento de andino galante, valiente y generoso que tuvo, en vida, Simón Alberto Consalvi.

Políticos de otros tiempos y también políticos de luchas recientes, diplomáticos, gente de la cultura y de los medios de comunicación; todos, hacedores de un país, fueron a despedir al editor adjunto de El Nacional y a acompañar a sus familiares.

"De su vida y obra es rescatable todo, pero en particular su amor profundo por el país.

Desarrolló su actividad política con gran altura, con la capacidad de ver más allá de intereses particulares y en procura de la unión de todos los venezolanos. Eso queda por consolidar: un país unido", dijo monseñor Baltazar Porras, quien en en horas del mediodía ofreció una breve ceremonia religiosa en honor a Consalvi.

"Conjugó conocimiento con humildad; atendió y cultivó muchos frentes, como si fuera un chamo", señaló Virginia Betancourt.

Interesado en todos los temas, jamás desdeñaba ninguno, el caleidoscopio de amistades y vínculos intelectuales que acumuló en sus 85 años de vida se encontraron ayer para despedirlo y recordar su amor por la vida y el país.