• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Desabastecimiento obliga a variar dietas en pacientes

Además de alimentos, en los centros de salud repotan fallas de fórmulas y de suplementos dietéticos | Foto: Archivo

Además de alimentos, en los centros de salud repotan fallas de fórmulas y de suplementos dietéticos | Foto: Archivo

La dificultad para adquirir alimentos balanceados en clínicas y hospitales pone en riesgo el cumplimiento de tratamientos médicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El desabastecimiento de alimentos ha reducido la variedad y calidad de los platos que se les ofrece a los pacientes en las clínicas privadas y hospitales. El menú se repite frecuentemente debido a la dificultad de hallar algunos ingredientes, como es el caso de las proteínas, lácteos, verduras y frutas.

En el Centro Médico de Caracas dejó de ofrecerse jugos de manzana y de pera entre los alimentos antidiarreicos que requieren las personas con un tratamiento específico, debido a los altos costos. Diariamente solo se entregan bebidas de guayaba y durazno por ser frutas más económicas, pero ello ha generado cansancio en los pacientes y sus familiares. Es frecuente que también desaparezcan del menú la papa y la zanahoria.

Jairo Tavera, gerente del comedor, señaló que ahora predomina más el pollo en los platos que se sirven a diario. Explicó que hasta noviembre del año pasado podían conseguir el kilo de pollo a 50 bolívares. Desde septiembre los dos proveedores –que ahora le venden el producto a 110 y 85 bolívares el kilo– recortaron el suministro a la clínica, de 1.000 kilos a 400 kilos semanales.

“Cuando se trata de compotas y edulcorantes para los pacientes, tenemos que comprarlos a revendedores en el mercado negro. Solo te venden una caja por persona y no pueden emitir factura sino con el precio regulado”, dijo Tavera.

El comedor envío una carta este mes a la Dirección de la clínica en la que alerta que de no incrementarse el monto para comprar los alimentos no podrán continuar garantizando la calidad del servicio. Tavera aseguró que el Centro Médico les propuso reducir los costos recortando el número de personal que distribuye la comida en las madrugadas, de nueve a una sola persona. El comedor debe alimentar un promedio de 80 pacientes al día.

Los obstáculos para la adquisición de insumos básicos han causado discusiones entre el comedor y la Unidad de Nutrición y Dietética del CMC, encargada de diseñar el menú de los pacientes pues el departamento de salud exige que se cumpla a cabalidad con los alimentos recomendados en las dietas para no poner en riesgo la salud de los usuarios.

Carlos Rosales, presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados, explicó que aunque es válido balancear las dietas, la salud puede afectarse en caso de que no se consigan los alimentos específicos que puedan ser sustitutos. “Existen ciertos suplementos alimenticios en esas dietas que pueden complementar la alimentación, pero también están en dificultades porque son artículos importados o algunos fabricados a través de los laboratorios”, dijo Rosales.

El encargado del cafetín del Hospital de Clínicas Caracas, que atiende en promedio 150 pacientes diarios, aseguró que procuran que los usuarios no se vean afectados con la falta de insumos por lo que deben pagar los artículos con sobreprecio. “En 30 años que llevo aquí, nunca nos había faltado leche. Tuvimos 10 días seguidos sin el producto para el café”.

En la clínica El Ávila han tenido obstáculos para conseguir carne y pollo, y cumplir con las dietas de los pacientes; como consecuencia de ello han tenido que buscar otras opciones para sustituir estos ingredientes por otras proteínas. “Hay veces que no hemos conseguido leche, entonces les damos jugo”, agregó el encargado del cafetín, que vende alimentos para el público en general y a la par prepara los platos para los pacientes.