• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Depresión en los perros

Aprende sobre los síntomas y tratamientos para consolarlos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchos hemos sentido como nuestras mascotas  reaccionan ante la muerte de otra mascota, particularmente si viven en la misma casa casa.  Notamos cierta tristeza, falta de movimiento o ánimo de hacer cualquier cosa que antes hacían con gusto.  Hay  casos reportados donde luego de la muerte de una mascota o su dueño, la mascota que queda viva puede sufrir tanto por la pérdida que deja de moverse, de comer o beber agua y termina muriendo.  Eso claramente es una depresión severa, un sentimiento genuino de pérdida.

Tal vez te acabas de mudar, o hay un  nuevo bebé en casa y de momento, tu perro normalmente energético se nota un poco introvertido e  indiferente.  ¿Podría estar deprimido?  Los expertos dicen que sí, y que la depresión en los perros no es tan diferente como en los humanos.

Según la veterinaria Bonnie Beaver, del  Colegio de Veterinarios de Comportamiento, los veterinarios realmente no saben si los perros sufren de depresión de la misma manera que la gente.  Es difícil saber porque no se les puede preguntar, dice la veterinaria, que también es una especialista en comportamiento animal en la Universidad de Texas A&M.  Pero en la práctica clínica dice, hay algunas situaciones donde esa es la única explicación.

Los síntomas de depresión en los perros son muy similares a  los humanos.    Sus hábitos de comer y dormir frecuentemente cambian.  No participan en las cosas que antes disfrutaban, pero los veterinarios también advierten que estos síntomas también pueden significar que el perro tiene un problema médico, por lo que el primer paso siempre debe ser un chequeo completo por un veterinario.  Un perro que sencillamente se ve desanimado, que ya no quiere salir a su caminata podría sencillamente indicar que tiene dolor por artritis.

Muchos cambios

Las causas de la depresión en los perros mayormente vienen por cambios mayores en sus vidas.  Estos pueden incluir una mudanza a un nuevo hogar,  una nueva pareja o un bebé o la llegada de una nueva mascota.  Hasta un cambio en la rutina del perro, como un dueño que no trabajaba y ahora comienza a trabajar puede hacer sentir triste al perro.

Las dos razones más comunes para una depresión severa en un perro es la pérdida de un animal compañero o la pérdida de su dueño.  Y debemos tener cuidado que el perro no esté sencillamente respondiendo a las reacciones de otras personas en el hogar.  

Los tratamientos para los perros usualmente son efectivos como en unos días o en unos meses con tan solo un poco mas de cariño.  Manténlos envueltos, comparte más de las cosas que ellos disfrutan, dales un poco más de ejercicio  y posiblemente con eso sea suficiente.