• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Déficit de profesionales afecta servicios de agua y luz

José María de Viana en foro

José María de Viana en foro

La Alcaldía Metropolitana organizó el encuentro para debatir sobre el mejoramiento en la prestación de estos servicios públicos en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Especialistas reunidos en el Foro Permanente de Ciudad “Enfrentando la crisis de los servicios públicos”, realizado ayer en el auditorio de El Nacional, abogaron por la recuperación de la institucionalidad de las empresas públicas en manos del Estado, que se encargan del suministro de agua potable y electricidad; así como en la urgente necesidad de promover su rentabilidad.

Actualmente el Sistema de Acueducto Metropolitano tiene una capacidad de bombeo de 19.000 litros por segundo para cubrir una población aproximada de 5,5 millones de personas, correspondientes a la región metropolitana de Caracas, que consume en promedio 21.800 litros por segundo, lo cual indica  un déficit en la demanda real. Sin olvidar que la disponibilidad de la red no es total y, que las pérdidas de agua por fuga alcanzan 30% del suministro.

Ante esto, el ingeniero civil José María De Viana, quien presidió Hidrocapital por siete años, vinculó esta situación de la prestación del servicio con la carencia de profesionales dentro del organismo, así como a la falta de rentabilidad en su funcionamiento.

Subrayó que este tipo de empresas no deben estar sujetas al arbitrio político ni ser instrumentos de un determinado sistema de gobierno: “A la actual presidente de Hidrocapital nadie la conoce y esto pasa porque nunca ha trabajado en el sector, sino en el PSUV. Quienes laboran en las empresas de servicio público deben ocuparse de darle agua a la gente y recuperar su esquema de rentabilidad, y no en complacer al presidente de la República”.

El especialista añadió que en el futuro habrá que reestructurar la prestación de los servicios de agua y de luz en los edificios de la Misión Vivienda, cuya meta era ofrecer casas sin tomar en cuenta la demanda que sus habitantes luego harían de estos servicios.

Aclaró que no necesariamente estos organismos, para que sean productivos, tienen que ser privatizados, pero sí dijo que lo que debe cambiar es su mecanismo de funcionamiento y pensarse desde el punto de vista corporativo.

Miguel Génova, ingeniero eléctrico con máster en Planificación del Desarrollo, subrayó que estas empresas deben contar con un modelo financiero que sustente el pago del servicio, pues al no hacerlo se provocará su colapso.

Aseguró que de recuperarse la institucionalidad y retomar la inversión en mantenimiento de estas empresas, aproximadamente de entre 500 millones y 1 millardo de dólares anuales, los cambios empezarían a notarse en un plazo no mayor a 5 años.

La alcaldesa metropolitana encargada, Helen Fernández, reiteró que no habrá mejora en las condiciones de vida del venezolano si se siguen generando políticas públicas aisladas: “¿Cómo es posible que nos prohíban recoger los desechos en Libertador? ¡No nos damos cuenta de que no tenemos país! Tenemos que unirnos y trabajar en conjunto”.