• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Déficit de docentes y violencia impulsan la educación alternativa

La ausencia de 40% de profesores en física, química y matemáticas y la irregular formación de cerca de 200.000 alumnos, es una de las debilidades de la enseñanza tradicional, que intentará corregir la campaña “No la raspes”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Donde visualizaron una carencia también identificaron una solución. Problemas como el déficit de 40% de profesores de física, química y matemática, que deriva en que cerca de 200.000 estudiantes de bachillerato no cursen las materias o lo hacen de manera irregular, y debilidades en la formación sobre educación sexual y convivencia ciudadana, motivaron a tres emprendedores venezolanos a trabajar para fortalecer y reforzar el aprendizaje de niños, jóvenes y adultos mediante metodologías y enfoques distintos a los aplicados en el sistema educativo tradicional.  Aula7, Fundación TAAP y la Asociación Civil Artgnosis proponen desde sus respectivas plataformas utilizar diferentes herramientas y abordajes. 

Las “tres marías” explicadas por chamos y el Aula al Revés

“En un salón de clases con 10 alumnos que están viendo Física, Química o Matemática, 6 no están entendiendo nada”, aseguró Alejandro Da Rocha, fundador de la iniciativa Aula7. La afirmación no se desprende únicamente de sus estudios sobre psicología del aprendizaje y el sistema educativo venezolano, sino de una experiencia personal hace 30 años, cuando comenzó a reprobar exámenes de matemática en la escuela.

Tras su incursión en un programa extracátedra, dirigido por el sacerdote Jean Pierre Wyssenbach, en la parroquia Antímano, en la que otros chamos le explicaban la materia, sacó 16 puntos en el siguiente parcial y así se encendió una idea: no todos aprenden de la misma manera y quizá los tutores contemporáneos puedan ayudar a una mejor comprensión del contenido.

En 2013 Da Rocha inscribió en la Fundación Wayra –organización que apoya proyectos de negocios– una propuesta para enseñar las “tres marías” a través de videoclases en una plataforma digital que les permitiría a los jóvenes interacción, acompañamiento y evaluación de su progreso. En la presentación expuso su preocupación por el creciente déficit de profesores –que calcula en 40% en áreas científicas–, porque cerca de 200.000 estudiantes no reciben clases sobre estas materias con regularidad y por la disminución de proyectos de innovación tecnológica en el país. Al cerrar las deliberaciones la iniciativa resultó premiada.

Hace un mes contrataron por primera el servicio en una escuela del estado Aragua. Sin embargo, la validación de Aula7 tiene tiempo. “Identificamos que los alumnos han logrado mejorar 30% su rendimiento académico”, señaló.  El plan incluye la capacitación de los docentes para que se unan al concepto del Aula al Revés, pues el estudiante irá con un conocimiento previo al salón de clase, así que el abordaje del contenido debería ser más práctico y dinámico. Los guiones de las clases son elaborados y presentados por jóvenes de entre 18 y 24 años de edad, y validados por expertos. El material incluye recursos de animación.


Campaña. El 13 de junio Aula7 emprenderá la campaña #NoLaRaspes a través de las redes sociales y dará acceso gratis a su plataforma en Internet, en la que jóvenes de bachillerato encontrarán más de 2.000 videos con los contenidos de matemática de primero a quinto año y así prepararse para los exámenes de reparación al final de cada año escolar.  Para el período 2017-2018 esperan contar con el material audiovisual completo de física y química.


El arte para romper con la violencia

En 2008 Gaby Arenas –junto con su esposo, que es artista plástico– se planteó  una metodología alternativa que, ante la falta de políticas públicas, ayudara a romper con los altos patrones de normalización de la violencia en el país.

Dos años más tarde, luego de trabajar con comunidades, creó la Fundación TAAP y consolidó el uso del arte, la neurociencia y la pedagogía para que niños y adultos aprendieran sobre las causas y consecuencias de este fenómeno social, de modo que luego pudieran generar soluciones para combatirla.

“Somos conocidos como el continente de la chancla: 90% de las familias acepta el castigo físico como sistema de crianza… No bastaba con enseñar a los chamos y que en casa volvieran a un ámbito violento o que la escuela continuara siendo coercitiva, de allí nació nuestro programa para los padres y docentes”, contó.

A través de la pintura, escultura, fotografía y video se pueden desarrollar capacidades de empatía, solución de conflictos, innovación, creatividad, comunicación y trabajo en equipo, llamadas habilidades del siglo XXI.

La directora de Fundación TAAP refiere la importancia de aplicar estas técnicas en las escuelas de Educación. “A ningún  maestro le enseñan mediación. Se gradúa y le piden que resuelva la violencia escolar”, dijo.

Al disminuir estas prácticas, las familias y comunidades se convierten en más productivas y emprendedoras, y esto a su vez permite superar la pobreza, agregó. Actualmente tienen programas en Colombia y maestros formados con esta metodología en al menos seis países.

Enseñanza honesta sobre inclusión

“En las escuelas son deshonestos sobre el tema de la educación sexual. Hay mucho desconocimiento y miedo. Piensan: ‘Es necesario abordar el tema, pero no puedo hacerlo yo’. Lo primero es ser conscientes de que, por ejemplo, la sexualidad no es solo hablar de genitales”, afirmó Ybrahím Cordero, presidente de la asociación civil Artgnosis,  que creó con un par de amigos en  2008.

“Tengo 20 años como voluntario. Comencé haciendo visitas a hospitales y conocí a muchos con VIH sida. Fue un gancho al hígado, un impacto que muchos estaban en esa situación por falta de información”, expresó. La experiencia e identificar debilidades del sistema educativo tradicional en la formación sobre el tema, lo motivaron a consolidar años después su proyecto.
Hoy, la organización se especializa en sexualidad, prevención de enfermedades de transmisión sexual y la inclusión de personas con discapacidad, con las campañas “Zona 100% libre de discriminación”, “Vive con menos riesgo” y “Si te proteges, nos proteges a todos”.

Su deseo, dijo, es que las instituciones educativas –que los contactan o a las que ellos acuden para ofrecer talleres– se conviertan en aliados y que estos contenidos tengan permanencia y continuidad para la comprensión de niños y jóvenes, pero también de los docentes.

“Es necesario quitar los prejuicios. En los textos escolares debería aparece información sobre orientaciones sexuales distintas a la heterosexualidad, así lo planteamos en el Ministerio de Educación, pero dijeron que no”, recordó el presidente de Artgnosis.