• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Damnificados de la clase media esperan respuesta

Bello teme que el muro de contención se siga despegando | Samuel Hurtado

Bello teme que el muro de contención se siga despegando | Samuel Hurtado

Habitantes de los edificios Géminis y Salto Ángel recibirán el año 2013 fuera de sus hogares, luego de que un talud cayera sobre ambas residencias. Inframiranda introducirá proyectos ante Consejo Federal de Gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras buena parte de los venezolanos esperan con alegría y expectativa la llegada de un nuevo año, otros, que resultaron damnificados por causas naturales, sienten que su futuro es incierto y hasta algo desesperanzador.

Es el caso de los propietarios de los 23 apartamentos de la Torre A de las residencias Géminis, localizadas en la calle Este 3 de Los Naranjos, en El Hatillo, quienes desde el 30 de junio de este año abandonaron sus viviendas luego de que un talud se desmoronara en la parte posterior del edificio y bloqueara tanto el pasillo de salida de emergencia como las escaleras de la edificación.

Igual ocurre con ocho familias de las residencias Salto Ángel, en la urbanización Las Esmeraldas, localizadas en la calle Gamelotal del municipio Baruta, a una cuadra de la avenida Intercomunal La Trinidad- El Hatillo.

Allí, el 17 de octubre en la madrugada, se fracturó parcialmente la calle El Palotal, de La Tahona, causando que se cayera la defensa de esta vía, así como el poste de luz y, por efecto de gravedad, el talud vertical que desde hace 30 años estaba aguantado por el muro de contención del edificio, pero que terminó desplomándose sobre los balcones de cuatro apartamentos.

Tanto en uno como en otro caso, algunos vecinos confiesan sentirse algo abandonados por las autoridades. Precisamente por la ausencia de un discurso claro que les explique con honestidad en qué estatus se encuentran.

Sólo de visita. En la Torre A del edificio Géminis los habitantes acuden sólo durante algunas horas al día, para vigilar sus propiedades y abastecer de agua a las plantas. El paisaje es desolador. De hecho, el desplazamiento lento y silente del talud está tocando la estructura del edificio y se teme el riesgo de que las lluvias ocasionen su desplazamiento.
Así lo expresó Patricia Bello, quien aunque vive en la torre B, la cual no fue perjudicada por el derrumbe, es una afectada indirecta.

Bello es ingeniero civil y tiene conocimientos suficientes para explicar que es poco probable que los restos de la pantalla, aún adherida a la montaña, terminen de caer, sin embargo, confiesa que cuando siente explotar un fuego artificial ha llegado a creer que se trata de otra parte del muro de contención que se desprendió.

“El fenómeno de resistencia residual, es decir, los sedimentos que permanecen en la parte inferior del talud, logran contenerlo y nos lleva a pensar que la pantalla no se vendrá. Pero, a pesar de esto, cada vez que llueve regresa el trauma y la duda de no saber con certeza qué ocurrirá”, dice Bello.

Esta vecina explica que la Gobernación de Miranda pagó los estudios de suelo en el área afectada y prometió ayudar en su recuperación; por eso prefiere esperar y confiar en que todos los entes se involucrarán en la solución de este caso, porque asegura que la mayoría de los propietarios son personas jubiladas y solas que, aunque tengan todo el deseo de recuperar sus viviendas, carecen de los recursos para hacerlo, pues el monto podría superar, según sus cálculos, más de 30 millones de bolívares.

Sin recursos

Tanto en el caso del edificio Géminis, en El Hatillo, como en las residencias Salto Ángel, de Baruta, las autoridades municipales han explicado reiteradamente que no poseen los recursos suficientes para acometer las obras y que se trata de trabajos de gran envergadura que se escapan de su presupuesto.

Eduardo Battistini, concejal de El Hatillo, informó que el edificio Géminis no se incorporó al plan de obras de la alcaldía del municipio para el presupuesto del año 2013. Sin embargo, aseguró que “los ediles seguirán luchando para que las autoridades asuman la responsabilidad de estos trabajos”.

Los vecinos del Géminis indicaron que el Gobierno nunca respondió directamente a los llamados que le hicieron a través de cartas enviadas al entonces vicepresidente Elías Jaua. Y respecto a la Gobernación del estado Miranda, el director de Estudios y Proyectos de Inframir, Carlos Pérez, enfatizó que cuenta con un proyecto de intervención para el saneamiento del área afectada en las residencias Géminis, el cual será introducido ante el Consejo Federal de Gobierno en enero próximo. Con relación al edificio Santo Ángel, la contratista está por finalizar la inspección en la zona, de la que se hará un informe que será presentado a los vecinos apenas esté terminado.