• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Creyentes salen a las calles para venerar a San Benito

Las fiestas para celebrar al Santo Negro movilizan bailes y manifestaciones populares en al menos tres municipios del Zulia: Cabimas, Baralt y Bobure, en el sur del lago de Maracaibo | Foto: José Javier Moronta

Las fiestas para celebrar al Santo Negro movilizan bailes y manifestaciones populares en al menos tres municipios del Zulia: Cabimas, Baralt y Bobure, en el sur del lago de Maracaibo | Foto: José Javier Moronta

La procesión se realizará en la parroquia La Rosa de Cabimas mientras que el 6 de enero será en la parroquia Ambrosio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

San Benito se escapó bien temprano de la Catedral, chimbangleros con él van a tocar la fiesta del Santo Negro ya empezó”, dice el coro de una gaita de Gran Coquivacoa y eso es lo que precisamente ocurre mañana 27 de diciembre en Cabimas, en la Costa Oriental del Lago, cuando miles de creyentes se van a las calles para venerar a quien también es conocido como el Santo de Palermo.

“Es un ícono muy importante de nuestra religiosidad y su fiesta atrae a locales y foráneos por igual”, manifestó Noel Martínez, sacerdote de la diócesis de Cabimas. A las 6:00 am se realizará la misa en honor al Santo Negro en el frente de la Catedral de Cabimas. Será concelebrada por el obispo de la zona, William Delgado, y el arzobispo de Maracaibo, Ubaldo Santana.

Habrá una tarima con pantalla gigante para que la gente observe la celebración, a la cual han confirmado su asistencia el gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, los alcaldes de Miranda, Cabimas y Simón Bolívar, Tiberio Bermúdez, Félix Bracho y Adriano Pereira, respectivamente, y la ministra de Defensa, Carmen Meléndez.

Después de la misa la imagen será entregada a un grupo de jóvenes conocido como “cargadores” que la llevan en hombros en medio de una lluvia de ron que le arrojan los creyentes. Hoy el Santo de Palermo se paseará por las calles de la parroquia La Rosa, donde entrará a varias viviendas para recibir homenajes, mientras que el 6 de enero hará lo mismo en la parroquia Ambrosio.

La música la ponen los chimbangleros, un grupo de personas que tocan una especie de tambor grande durante la procesión y destacan por vestir franelas muy coloridas. Caminan bajo el sol rodeados de creyentes que bailan sus canciones. “Necesito un vasallo, para qué lo queréis, necesito un vasallo, para qué lo queréis”, es el coro de una de sus canciones más sonadas.

La celebración se extiende hasta la noche cuando los "cargadores" entregan la imagen en la iglesia. El padre Martínez invitó a todas las personas a festejar juntos y evitar confrontaciones. Esto en alusión a lo ocurrido hace unos años cuando simpatizantes del oficialismo y de la oposición se enfrentaron durante la misa. “La solemnidad es para todos y hay que ver al prójimo como a un hermano. Es lo que nos enseña San Benito”.
 
Testimonios. No todas las personas salen a la procesión. Algunos van a la misa y después a sus casas, tal como hace Olga Mogollón. “Antes sí salía a bailar un ratico para agradecerle por el favor que me concedió, pero ya no porque hay mucha gente y me puedo caer”, dice la señora de 60 años de edad, que hace algún tiempo fue operada de una pierna. Antes de entrar al quirófano le pidió que todo saliera bien y para ella él se lo concedió.

Mariana Ramírez viaja todos los 27 de diciembre y 6 de enero de Lagunillas a Cabimas para la celebración. “Me impresiona mucho ver a la gente, especialmente a las abuelas, estar en primera fila para la misa. Son las primeras que están allí con estampitas, bustos pequeños de San Benito. Yo soy honesta, vengo a disfrutar con mi familia y a compartir, pero no por eso dejo de creer en él”.

En ese municipio, así como en Baralt, se festeja a San Benito; sin embargo la procesión es menos concurrida que en Cabimas. En Bobures –municipio Sucre, al sur del lago de Maracaibo– también salen en su honor; de hecho, hay personas que usan bandas con mensajes que dicen “capitanes”, que se encargan de llevar la imagen en hombros. Así como en Cabimas le echan ron y bailan a su alrededor.

Seguridad lista
Entre 200 y 300 funcionarios de Polizulia custodiarán la procesión, mientras que Policabimas se encargará de la vigilancia en el municipio. Como medida de seguridad el alcalde Félix Bracho emite un decreto de ley seca que tiene vigencia durante la celebración de la fiesta en honor a San Benito. El hospital Adolfo D’Empaire también habilita un plan de contingencia para atender cualquier emergencia que pueda suscitarse, mientras que el Cuerpo de Bomberos de Cabimas y Protección Civil se activan en guardia permanente.

Recuerdo de Campos
Dos años de ausencia tiene Jesús Campos de las fiestas de San Benito. Visto en Cabimas como el más creyente del Santo Negro falleció en noviembre del año pasado como consecuencia de un cáncer de riñón. De los 52 años que tenía dedicó 35 a organizar las fiestas y su familia dice que se complicó al ver que no podía dedicarse por completo a ello por su enfermedad. En vida recibió reconocimientos locales y estadales, e incluso el papa Benedicto XVI le envió uno en 2011 con el entonces nuncio de Venezuela, Pietro Parolín, que ese año ofició la misa central.

La Cifra
4.000 fieles asistirán a la celebración, eso de acuerdo con los cálculos de la Catedral de Cabimas. Es probable que la cifra aumente después de las 5:00 pm cuando las personas salen de sus trabajos.