• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Crece la demanda de campamentos nacionales

Niños en un parque / Manuel Sarda

Niños en un parque / Manuel Sarda

Miguel Sabal, director general de Recreaciones Aventura, calcula que este año las ganancias disminuirán entre 10% y 15% con respecto a 2012 en vista de la caída de la demanda y el encarecimiento de los costos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se acerca la época de vacaciones escolares y con ella la gran pregunta: “¿Qué hará mi hijo en vacaciones?”. Una opción bastante común es inscribirlos en planes o campamentos durante los meses de julio, agosto y septiembre. Las empresas de recreación destinan temporadas a planes corporativos, como parte de los beneficios al trabajador estipulados en la ley, o bien campamentos particulares que deben ser cancelados por los representantes.

Los costos de los campamentos se han encarecido 40% con respecto al año pasado y es más común el pago financiado en varias cuotas, dijo Miguel Sabal, director general de Recreaciones Aventura. “Los alimentos han aumentado mucho, además de que lo manejamos nosotros mismos y no proveedores, excepto para las visitas guiadas”. Calculó que este año las ganancias disminuirán entre 10% y 15% con relación a 2012.

Un gerente de mercadeo de una empresa de campamentos a escala nacional, que pidió no ser identificado, afirmó que el mercado de campamentos particulares se ha contraído significativamente en los últimos años, debido a que una familia promedio prefiere cubrir lo prioritario o actividades que tengan un gasto menor.

En cuanto a las expectativas para este año, indicó que manejan la posibilidad de disminuir las ganancias. “Si aumentáramos el precio en función de lo que realmente han subido los costos, ya estaríamos fuera del mercado. Es preferible mantener la clientela y las temporadas, aunque implique ganar menos. A veces perdiendo también se gana, y creemos que esta situación va a mejorar”.

William Ramos, estudiante de Turismo en el Iutirla, señaló que para una materia de la carrera idearon un full day vacacional para niños, pero que los costos han indicado que deban poner dinero de su propio bolsillo. “Nuestro límite era 600 bolívares por persona, pero lo tuvimos que subir a 680 porque los costos de transporte, en el sector privado y en el público, están por encima de 10.000 bolívares. Estamos hablando de un viaje ida y vuelta, de Caracas a Valencia”.

Daniela López, gerente de mercado de Campamento La Llanada, coincidió en que la demanda ha mermado 20% desde el año pasado y que los precios repuntaron 30%, aunque con un descuento si se pagaba antes de abril. “El aumento está por debajo de los costos. Este es un año en el que vamos a mantenernos con una mínima ganancia, tratando de pensar en los papás”, dijo.

Opción en inglés. Otro gerente de una empresa de campamentos, que prefirió no dar su nombre, refirió que han tenido más demanda este año y lo atribuyó a la devaluación y las restricciones cambiarias. “Tenemos más niños que en 2012. Enviar a un niño al exterior resulta mucho más costoso. A los padres les resulta mejor dejarlos en el país.

El año pasado tuvimos 80 inscritos, actualmente vamos por 120”, dijo.

Hay padres que esperan que sus hijos obtengan más que un tiempo de diversión y esparcimiento y acuden a los planes vacacionales en inglés, dentro y fuera de Venezuela. Recreaciones Aventura ofrece, por segundo año consecutivo, una temporada con pernocta de 11 días y 10 noches en el que solo se utiliza el inglés, a 50 minutos de Caracas, por 8.600 bolívares.

El costo promedio de un plan vacacional en Estados Unidos de 3 semanas va desde 4.000 a 6.000 dólares, sin incluir el pasaje aéreo, impuestos, ni gastos administrativos.

Luis Hernández, asesor de ventas de Estelarix Internacional, expresó que los destinos más solicitados son Reino Unido y Estados Unidos y que las tarifas no pueden pagarse en bolívares. “Cadivi no aprueba dólares de viajero para este tipo de campamentos, lo pagan quienes tienen cuentas en el exterior y están dispuestos a asumir los precios”. Agregó que la demanda ha disminuido más de la mitad, en comparación con 2012.