• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Conectarse en los espacios de la capital

En el mediano plazo: recuperar la propuesta del año 2000 de entender las telecomunicaciones como una palanca de desarrollo de las demás áreas productivas de un país que le apueste más al conocimiento que a la renta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este es el peor momento para hablar de telecomunicaciones en Caracas, y justamente por eso hay que dedicarle tiempo. Caracas está muy bien respecto al resto del país y eso habla muy mal de las políticas públicas de desarrollo digital que siguen castigando y excluyendo a las provincias. Sin embargo, comparado con las capitales del continente, la situación de la Caracas digital resulta deplorable. Nuestra alta tasa de penetración y la cantidad de aparatos por habitante pareciera hablarnos de modernidad, pero en realidad todos los dispositivos transan con datos que circulan por una red colapsada y deficiente, con uno de los anchos de banda más lentos de la región.

Tan bajo que el presidente de Cantv lleva más de un año repitiendo que la velocidad promedio de la empresa (optimista, por venir de él) es de 1,87 Mbps, lo que nos pone en el sótano de las comunicaciones regionales por estancamiento.Hablar de WiFi en plazas públicas se ve bonito en las fotos y los trípticos de campaña, pero resulta ridículo en dos sentidos: por un lado, no hay garantías de seguridad en ningún rincón de la ciudad, lo que desnuda nuestra carencia más básica, la confianza; pero en segundo lugar, un WiFi público sería como instalar fuentes ornamentales en pueblos sin agua.

Ningún Internet inalámbrico aumentará el ancho de banda o la transferencia de datos si no es parte de una inversión más importante, aguas arriba, para mejorar la conectividad de todos. De resto, es populismo y ya hemos demostrado con hambre que eso no es sostenible. A estas alturas del siglo XXI ni siquiera hay una conectividad decente en las escuelas, que deberían ser prioridad.El siguiente problema es la falta de competencia, lo que empeorará entre 2016 y 2017 debido a la contracción que vivirá la economía venezolana.

Hoy a las empresas les cuesta sumar nuevos usuarios y mejorar sus servicios. Los aumentos más recientes servirán apenas para cubrir algunos costos internos, pero sin garantías para obtener un solo dólar que serviría para pagar deudas, importar equipos y actualizar la infraestructura, estará muy complicado.¿Cómo cambiar esta ecuación sombría? En el corto plazo, creando alianzas entre usuarios, empresas y gobierno, pero un gobierno que no considere  Internet un lujo y que derogue el plan de la patria que propone “llevar a niveles no vitales” nuestra conectividad, como indica textualmente.

En el mediano plazo: recuperar la propuesta del año 2000 de entender las telecomunicaciones como una palanca de desarrollo de las demás áreas productivas de un país que le apueste más al conocimiento que a la renta.